Just in time

Just in time: ventajas (y algún inconveniente) del sistema japonés de producción JIT

¿Cómo sería una estrategia logística ideal? Puestos a soñar, pensaríamos en una cadena de suministro que funcione con total precisión: con la mercancía exacta, en la cantidad necesaria y el tiempo oportuno.

Todas las piezas encajando en el momento y la forma adecuados. Sin esperas, sin retrasos, sin errores, sin gastos extra.

¿Es un sueño? No, es el modelo Just in time y te vamos a explicar más a fondo en qué consiste.

 

Justo a tiempo: la aportación de Toyota a la logística

Tenemos que remontarnos a los años 80 del siglo XX para llegar al origen de esta estrategia, que fue desarrollada por la compañía japonesa Toyota Motor.

La idea de fondo, que en el caso de Toyota era toda una filosofía empresarial, consistía en conseguir eliminar todos los procesos improductivos para conseguir la eficiencia total.

Todo ello en el marco de lo que se conoce como el Sistema de Producción Toyota (TPS, Toyota Production System), que buscaba la manera de mejorar la efectividad en las entregas de vehículos basándose en dos ideas que es interesante conocer:

Concepto Jidoka

Consiste en tener la capacidad de detectar errores en la cadena y resolverlos de forma ágil, de forma que no afecten a todo el proceso.

La idea es lograr una combinación de máquina-trabajador, un concepto básico en el TPS para garantizar la calidad de la producción. 

La máquina debe detenerse por seguridad cuando aparece el fallo y dejar paso al equipo humano, para que analice la anomalía y evite que se produzca de nuevo en el futuro. 

Concepto Just in time

Es quizá la parte más conocida del TPS: solo se fabrica lo que se necesita, en el momento en que se necesita, y en la cantidad que se necesita. 

Se produce lo justo para que el siguiente eslabón pueda seguir trabajando y el flujo nunca se interrumpa. La planificación y la coordinación deben ser impecables.

Con estas dos aportaciones del TPS, la compañía japonesa mejoró sus resultados y su método ha sido desde entonces estudiado y aplicado en todo el mundo, no solo enfocado a la fabricación de vehículos, sino a otros campos como el de la logística. 

También se conoce como “sistema de producción lean”. Te contamos más sobre ello en este post sobre los retos del sistema lean aplicado a la gestión de la cadena de suministro (SCM).


Ventajas del sistema JIT (Just in time) aplicado a la logística

La cadena de suministro experimenta notables mejoras cuando se aplica un sistema JIT. Estas son algunas de las más interesantes.

  • Reducción de stock: si cada paso de la cadena de producción solo genera lo necesario para que el siguiente eslabón pueda funcionar, no se producen excedentes y se reducen las necesidades de almacenamiento.
  • Reducción de pérdidas por desperdicios o mercancía caducada: otro beneficio derivado de la reducción de stock. Al dejar de acumular productos, se minimizan las pérdidas por expiración de la fecha de uso o consumo, obsolescencia, deterioro producido durante el almacenamiento, etc.
  • Mayor flexibilidad: la cadena de suministro es ágil, por lo que se pueden realizar cambios con rapidez para ajustarla a la demanda puntual y continuar trabajando. Por ejemplo, se puede interrumpir la producción del producto A y empezar a producir el B si se detecta un cambio en la demanda, sin que se produzcan cuellos de botella ni esperas para conseguir suministros.
  • Mayor control de los fallos de producción. Los defectos se pueden detectar y solucionar con más rapidez, de forma que muy pocas unidades se vean afectadas.

 

Desventajas del Just in time que conviene tener en cuenta

También es importante conocer los problemas que puede plantear este sistema. El JIT tiene unos cuantos inconvenientes que hay que manejar. Estos son los principales.

  • Relación con el proveedor: para implantar este sistema, toda la cadena de suministro debe estar implicada, por lo que es necesario encontrar un proveedor capaz de realizar el número de entregas necesario (que normalmente serán más pero con menor volumen de mercancía) sin disparar los costes.  Además, la producción depende de la fluidez del suministro. Si no llega a tiempo toda la cadena se retrasa.
  • Sensibilidad a los cambios: si conseguir que la cadena fluya es complicado, más lo es mantenerla sin interrupciones, ya que cualquier alteración en un punto va a afectar al resto de los eslabones de la producción. Un cambio inesperado en el aprovisionamiento será causa de retrasos.
  • Poco margen para imprevistos: si se producen pedidos inesperados es posible que no puedan ser atendidos con la rapidez deseable, puesto que el stock es limitado.

 

¿Cuál es la mejor forma de ganar eficiencia en la SCM?

Hay muchas estrategias que pueden mejorar los resultados, la clave está en encontrar cuál es la que necesita cada empresa, según su momento y sus características.

¿Cómo lograrlo? Con asesoramiento profesional. Acudiendo a un equipo con los conocimientos y la experiencia necesarios para crear un plan estratégico adaptado a tu empresa.

¿Quieres saber cómo mejorar? Solo tienes que ponerte en contacto con nosotros y plantearnos tu caso. 

Qué es SAP

[Software de gestión SAP] Qué es y qué puede hacer por tu empresa

No importa si tienes una pyme o una gran empresa: tienes que conocer qué es un software de gestión SAP y todo lo que puede hacer para mejorar la administración de tu negocio. 

¿Te imaginas poder centralizar la gestión de todos los recursos de tu empresa y manejarlos con una sola herramienta? Con una base de datos centralizada e información disponible para todos los departamentos en tiempo real.

Hoy vamos a explicarte qué es el software de gestión SAP, por qué las mejores empresas del mundo lo utilizan y cómo puedes aplicarlo a la tuya.

 

Qué es SAP

SAP es el nombre de la empresa alemana que es líder en el mercado de soluciones empresariales y otros productos informáticos enfocados a la gestión empresarial y, en la actualidad, uno de los mayores fabricantes de software ERP (Enterprise Resource Planning) del mundo.

Existen distintos tipos de sistemas ERP, diseñados para trabajar a mayor o menor escala, pero su característica principal es que son capaces de centralizar todas las áreas de actividad que integran una compañía.

Es decir, usan una sola base de datos para la gestión de todos los departamentos. La información se introduce una vez y está disponible para toda la organización. Eso facilita la coordinación interdepartamental y la creación de sinergias entre distintas áreas.

Dentro de estos ERP, uno de los más utilizados por empresas de todo el mundo es el SAP. Tiene distintas versiones, más complejas para empresas multinacionales y otras más sencillas, adaptadas a las necesidades de las pymes.

Es interesante saber que un SAP está formado por distintos módulos. Son como aplicaciones que se integran unas con otras y dentro del sistema SAP elegido, y que además se pueden implantar todas a la vez o ir activándose en función de las necesidades.

Estos son los módulos más habituales en SAP:

  • Planificación de la producción (PP)
  • Gestión de materiales (MM).
  • Ventas, distribución y gestión comercial (SD).
  • Finanzas (FI).
  • Recursos humanos (HR).
  • Controlling (CO)
  • Tesorería (TR)
  • Gestión de calidad (QM)
  • Gestión de proyectos (PS)
  • Gestión del workflow (WF)

Al tener toda la información de la empresa centralizada, es posible conocer la situación global y detallada en tiempo real, cruzar datos, obtener gráficas, automatizar conexiones, etc.

La ventaja competitiva de tener implementado uno de estos sistemas es enorme, ya que permite sintetizar procesos, ahorrar costes y, por encima de todo, tener el control de la empresa en todo momento.

Por lo tanto, podemos decir que, gracias a esta estructura modular, el SAP se adapta a la medida de cada empresa, únicamente con los apartados que necesita y con la posibilidad de añadir más en el futuro simplemente adquiriendo la licencia para utilizar una nueva funcionalidad del software.

 

¿Cómo se implanta un SAP? ¿Qué se necesita?

Para implantar de manera exitosa un SAP en tu empresa, el primer paso y más importante es ponerte en contacto con un consultor de confianza capaz de analizar las necesidades, definir los objetivos y brindar asesoramiento sobre el sistema a implementar.

Integrar un SAP supone un cambio trascendental en la cultura organizativa de una empresa, por lo que, a partir de ahí, es necesaria la colaboración coordinada de equipos especializados en:

  • Dirección de proyecto, para gestionar de manera adecuada el cambio de sistema dentro de la empresa.
  • Consultoría logística, para definir los procesos de trabajo más eficientes.
  • Tecnología, para realizar las adaptaciones necesarias.
  • Integración SAP, para la implantación de los módulos logísticos.

En SCM ponemos a tu disposición nuestra experiencia como consultores, expertos en soluciones logísticas en entorno SAP, en este caso enfocadas a la gestión de almacén.

 

Software SAP para optimizar la gestión del almacén

Dentro del universo de productos SAP, existen herramientas de software enfocadas específicamente a la gestión de almacenes, una de las partes más importantes dentro de la Gestión de la Cadena de Suministro (SCM).

Si la gestión es sencilla, un almacén puede funcionar con el sistema MM (Materials Management) que podríamos decir que es la gestión de inventarios básica de SAP.

Pero ¿qué ocurre cuando nuestro almacén crece y empieza a ser complicado gestionar las ubicaciones del material, las entradas y salidas, la preparación del picking…?

Entonces necesitamos un soporte que controle todos los movimientos de mercancía dentro del almacén, de una manera flexible y automatizando los procesos, o lo que es lo mismo, herramientas SAP especializadas: hablamos de SAM WM y SAP EWM.

Nuestra empresa es especialista en la optimización de almacenes con estas herramientas, por lo que te hablaremos más de ellas en próximas publicaciones.

 

¿Es hora de implantar SAP para mejorar la gestión de tu empresa? 

Como expertos en logística, en SCM tenemos experiencia en el abordaje de distintos tipos de proyectos, diseñando sistemas adaptados a cada caso. 

¿Quieres saber cómo te puede ayudar SAP? Ponte en contacto con nosotros y consultanos. Te aseguramos que hay soluciones a medida para todas las empresas.

Control de Gestión

Qué es un sistema de control de gestión y cómo puede ayudarte a llevar el timón de tu empresa

Si quieres tener en todo momento el control de tu empresa y saber a qué distancia está de los objetivos marcados, tienes que tener un sistema de control de gestión eficiente que te aporte la información que necesitas.

Y si es importante siempre, más aún en este momento, cuando las empresas están atravesando momentos de inestabilidad e incertidumbre como consecuencia del Covid-19.

Por tanto, si aún no tienes un sistema de control de gestión, es el momento de implementar uno.

Y si ya lo tienes en funcionamiento pero no le sacas todo el rendimiento, entonces es momento de evaluarlo y hacer los cambios que necesite.

Hoy queremos contarte qué debe tener un sistema de control de gestión para que realmente te ayude a pilotar tu empresa y llevarla al éxito.

 

Qué es un sistema de control de gestión

¿Te imaginas una herramienta que te indique, en cualquier momento y de una forma sencilla, en qué momento se encuentra tu negocio?

Explicado en muy pocas palabras, ese es el cometido de un sistema de control de gestión.

Uno de los problemas más habituales en la empresa es que no se dispone de la información correcta en el momento adecuado. 

Y cuando se dispone de ella, no está estructurada de forma que se pueda comprender de una manera sencilla. 

O los datos no con cien por cien fiables, o… hay muchos factores que pueden dificultar la toma de decisiones o llevar a unas conclusiones que no se ajustan a la realidad. 

Es decir: no hay una visión global, y sin ella es difícil avanzar sin cometer errores. 

¿En qué momento está la empresa? ¿Camina en la dirección correcta? ¿A qué distancia se encuentra de las metas marcadas? ¿En qué se emplean los recursos disponibles? ¿Están optimizados para lograr sus objetivos?

Todas estas preguntas, y otras, las responde un sistema de control de gestión. Entre otras cosas, permite:

  • Conocer y analizar el momento presente.
  • Definir objetivos.
  • Programar estrategias para alcanzar esos objetivos.

Llevar el timón de tu empresa con pulso firme implica un total control de la gestión administrativa, y un sistema de este tipo es la solución para hacerlo eficazmente.

 

¿En qué te ayuda un sistema de control de gestión?

Dicho de forma muy general, te ayuda a marcar un rumbo empresarial y a tomar las decisiones correctas sobre la marcha para no desviarte del camino. Siendo más precisos, tu sistema de control de gestión te permite:

 

1. Crear un plan estratégico

La planificación de objetivos debe ser el primer paso. Y una vez hecho eso, se debe crear el plan estratégico que permita alcanzarlos.

Por eso, con la vista puesta en el largo plazo, el plan estratégico define las acciones que es necesario llevar a cabo para cumplir las metas, siguiendo el propósito de la empresa y con los recursos que tenga disponibles.

Pero un plan estratégico no puede ser rígido, sino capaz de adaptarse a las distintas circunstancias que puedan surgir o a las variables que puedan ir cambiando sobre la marcha. Un buen sistema de control de gestión te dará las herramientas necesarias para ello.

 

2. Optimizar el presupuesto

Es necesario conocer de forma precisa con qué recursos cuenta la empresa y establecer cómo repartirlos entre los distintos proyectos, departamentos o tareas. 

El sistema de control de gestión permite controlar que el presupuesto fluya por los canales adecuados y en la medida que hemos establecido.

Poder disponer de datos actualizados te dará la visión global del negocio y te permitirá evaluar el momento financiero antes de tomar decisiones.

 

3. Controlar las métricas

Los números lo son todo en la empresa, y por eso es importante que establezcas cuáles son las métricas importantes para mantener el control administrativo y financiero, y que hagas el seguimiento oportuno de todas ellas. 

Las métricas te van a permitir detectar desviaciones y corregirlas inmediatamente, para evitar que te alejes de tu plan estratégico.

 

4. Implementar cambios

¿Y si, con todo, los números te indican que no estás llegando a los objetivos empresariales marcados? El sistema de control de gestión te permite hacer evaluaciones, estableciendo los puntos de control que te indican si estás en el camino correcto.

De ese modo puedes realizar los ajustes necesarios y continuar en el camino correcto. 

 

5. Anticiparte a los problemas

Es importante decir que un buen sistema de control de gestión, permite ir por delante y detectar piedras en el camino antes de tropezar con ellas. 

La capacidad analítica y de previsión, te faculta para tomar decisiones no solo cuando se produce una desviación, sino antes. 

Esa anticipación estratégica supone una enorme ventaja competitiva que debes aprovechar.

 

Implementa ya tu sistema de control de gestión 

Con lo que te hemos contado ya debes tener claro que en estos tiempos, en que la situación empresarial está sometida a imprevistos y puede variar con mucha rapidez, es imprescindible contar con un sistema de control de gestión que esté a la altura.

Es cuestión de implementar el software adecuado y hacer los ajustes necesarios para que responda al cien por cien a las necesidades de tu empresa.

Puede parecer complicado, pero no lo es. Solo tienes que contar con el asesoramiento adecuado y ponerte en marcha. ¿Quieres que te echemos una mano? Solo tienes que ponerte en contacto con nosotros y solucionaremos todas tus dudas, sobre todo si tu sistema de control de gestión tiene que ver con logística. 

Cadena de suministro SCM

¿Quién debe gestionar la cadena de suministro en tu empresa?

¿Qué características y funciones debe tener la persona que gestiona la Supply Chain (cadena de suministro) de tu empresa? 

Ser responsable de esa área requiere visión estratégica y conocimientos específicos, así que es importante dar con el perfil adecuado. De ello depende la eficiencia y la competitividad de tu negocio.

Afortunadamente, hoy en día existen profesionales altamente cualificados para realizar esta tarea. Veamos, por tanto, qué tipo de perfil es el que necesitas para gestionar tu SCM.

 

Qué es la cadena de suministro y por qué es tan importante su gestión

La cadena de suministro es un complejo conjunto de actividades y procesos necesarios para el abastecimiento de una empresa, la fabricación de productos, producción, distribución, transporte y entrega.

Es un engranaje que debe coordinarse de manera perfecta, con el fin de lograr la total satisfacción del cliente final.

La gestión de todos estos procesos se conoce como Supply Chain Management (SCM) y abarca la dirección logística y operativa de una empresa, con el objetivo puesto en realizar el proceso con la mayor eficiencia, optimización de recursos y asegurando una buena experiencia de usuario.

Pincha aquí si quieres ampliar información sobre qué es el Supply Chain Management (SCM) y cómo se relaciona con la logística.

La gestión de la cadena de suministro es una enorme responsabilidad y requiere un alto nivel de capacitación. 

La persona que asuma esa función debe adquirir una visión global de la empresa y conocer en profundidad las herramientas de gestión de operaciones que le servirán para desarrollar tareas de dirección en los apartados de compras, planificación, producción logística y distribución.

Para comprender la importancia de la profesionalización en este sector, basta nombrar el rápido avance de la llamada Logística 4.0 y los cambios que ya se están operando en la cadena de suministro, superando la digitalización de la revolución anterior y añadiendo la hiperconectividad, la gestión del Big Data y la utilización de aplicaciones en la nube.

El perfil profesional de un responsable de SCM es ya uno de los más demandados y tiene una gran proyección para el futuro, cuando la gestión tradicional de la cadena de suministro sea definitivamente superada por la tecnología de la Cuarta Revolución Industrial.

 

El gestor de SCM: ¿de qué se ocupa?

Las funciones de un gestor de la cadena de suministro abarcan desde la planificación de operaciones (coordinación de compras, gestión del almacenaje), la coordinación de las tareas de producción y la distribución final de la mercancía. 

Es decir, debe supervisar la cadena de principio a fin, logrando los objetivos con un sistema lean aplicado a la gestión de la SCM, es decir, gastando lo imprescindible y en el menor tiempo posible.

 

1. Definir la estrategia de la empresa

El gestor de la cadena de suministro debe conocer en profundidad los objetivos, valores y propósito de la compañía, así como los recursos disponibles para alcanzarlos.

Una vez conozca todos los procesos logísticos y los haya evaluado, elaborará una estrategia de actuación que involucre la actividad global de la empresa, con todos los departamentos implicados, interconectando las distintas actuaciones para ganar eficiencia.

Para ello, se ocupará de implementar los medios necesarios, como herramientas de software de gestión que centralizan la información de la empresa y la hacen accesible en tiempo real.

Asimismo, debe vigilar los resultados para asegurarse de que no se producen desviaciones del plan trazado, y si así fuese, realizar las correcciones necesarias.

 

2. Desarrollar visión interdepartamental y gestionar al equipo

Para que la cadena funcione, la coordinación entre departamentos es clave. Todos los empleados de la empresa deben ser conscientes de que su trabajo contribuye a un objetivo común, y que de su eficacia depende la buena marcha del proyecto.

Por eso, un buen gestor es también un líder de equipo, capaz de motivar e inspirar a las personas trabajadoras de todas las fases de la cadena.

 

3. Negociar con proveedores

El Supply Chain Manager es quien se ocupa de tratar con las empresas suministradoras para ajustar el precio de la mercancía y los tiempos de entrega, de forma que nunca se vea interrumpida la actividad productiva.

La habilidad negociadora y el conocimiento del mercado son imprescindibles para realizar esta tarea.

 

4. Calcular el stock

Esta tarea implica que no se acumule mercancía innecesariamente, con el consiguiente aumento de los gastos de almacenaje, pero que tampoco falte suministro y se produzca la temida rotura de stock, que puede minar la confianza en la efectividad de la empresa y derivar en la pérdida de clientes. 

Para ello es imprescindible tener un conocimiento profundo de cómo se mueve el mercado y realizar los cálculos necesarios.

 

5. Coordinar la distribución

El objetivo final es la total satisfacción del cliente final (sea este otra empresa o un usuario particular). Para eso, el último paso es fundamental. 

El gestor debe crear una red de distribución con una flota propia o contratada, en función de las necesidades de la empresa. En ambos casos el objetivo es que las entregas se realicen en el tiempo estimado y con los menores costes.

 

¿Está optimizada la cadena de suministro de tu empresa?

En ocasiones es recomendable una mirada externa para detectar errores y definir mejores estrategias según cada caso.

Porque si la cadena de suministro no es eficiente, estarás perdiendo recursos y situándote por debajo del nivel de competitividad que podrías tener si realizases los ajustes necesarios.

Por tanto, no tardes en tomar la decisión de pedir, al menos, asesoramiento profesional para saber en qué punto te encuentras y cuáles son las posibilidades de mejora. Simplemente ponte en contacto con nosotros y buscaremos soluciones adaptadas para tu empresa. 

Amortizar SGA RFID

Cómo amortizar un SGA: así puede ayudarte la tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFID)

Cuando se plantea una inversión importante en una empresa, como puede ser la implantación de un SGA (Sistema de Gestión de Almacén), hay que tener la vista puesta en la amortización. 

Calcular los plazos de Retorno de la Inversión (ROI) en una solución de SGA es una de las primeras preocupaciones de nuestros clientes y debe ser una parte del planteamiento profesional de cualquier proyecto.

Como es lógico, los números dependen de cada caso concreto y sus características, pero vamos a tratar de desarrollar en este post algún concepto más que puede ayudar en la amortización de la inversión. Nos referimos al sistema RFID.

¿Qué es y cómo puede ayudar a recuperar lo invertido? Vamos a verlo todo un poco más de cerca.

Qué es el ROI o cómo amortizar tu inversión en un SGA

El ROI o Retorno de la Inversión (en inglés, Return Of Investment), es la métrica que calcula el rendimiento de una inversión, comparando el gasto que ha supuesto con el beneficio obtenido.

Es una métrica básica para estimar si una inversión va a resultar rentable o no y debe calcularse siempre para evaluar un proyecto.

Dicho de una manera muy simple, si obtenemos un ROI menor o igual a cero, significa que nuestro proyecto no tiene visos de resultar rentable, mientras que si el ROI nos da cifras por encima de cero, podemos valorar seriamente la posibilidad de realizar esa inversión.

¿Qué retorno de inversión podemos esperar de un proyecto de SGA?

Más del 85% de los proyectos recuperan la inversión en un plazo entre 6 y 12 meses (pincha aquí para ver los porcentajes estimados de ROI en un proyecto de SGA).

Es importante señalar que para obtener buenos resultados, es decir, para que la implantación de un SGA sea un éxito en el largo plazo, debemos hacer un análisis previo para determinar cuáles son las necesidades logísticas de cada almacén y diseñar un SGA con soluciones a medida.

La experiencia nos dice que las necesidades genéricas son comunes, pero lo que va a marcar la diferencia es la optimización del detalle, analizando los recursos disponibles y eligiendo soluciones específicas para cada departamento logístico.

Si quieres ampliar información sobre esto, puedes leer cuáles son los 3 aspectos clave al contratar un SGA.

Factor diferenciador: optimizar la comunicación de datos 

Caminamos hacia una total digitalización de la cadena de suministro. En esa dirección van todas las tecnologías integradas en lo que se ha llamado la supply chain 4.0

Aunque la implementación de sistemas se desarrolle a distintas velocidades, todas las empresas son conscientes ya de la necesidad de incorporar sistemas de software que les permitan afrontar la demanda de un mercado muy exigente.

Dentro de la cadena de producción, existen diferentes sistemas para controlar distintos procesos. Desde los software que monitorizan la fase de producción en fábrica (los MES), o los procesos de gestión empresarial (los ERP) o los de gestión de almacén (los SGA).

Pero lo más importante de los sistemas de automatización que se implementen es que funcionen con una perfecta coordinación, de esa forma se podrá optimizar su rendimiento y conseguir los mejores resultados en el retorno de la inversión.

En el caso que nos ocupa, una de las claves de la amortización de un SGA está en la implantación paralela de otros sistemas que complementen la automatización que estamos llevando a cabo. Es importante llevar la digitalización a todos los eslabones de la cadena, porque evitando cualquier gestión manual, evitaremos errores logísticos. 

Por eso, uno de los pilares de la implementación de un software de gestión, es el trabajo en tiempo real con captura de datos mediante RFID

Más efectividad con tecnología RFID 

Las soluciones basadas en la identificación por radiofrecuencia o RFID permiten realizar intercambios de información de manera más precisa, rápida y fiable. 

Se trata de utilizar lo que se llaman etiquetas inteligentes, que son en realidad identificadores de radiofrecuencia. En esa etiqueta smart se contiene toda la información del producto de forma que esté disponible cuando se necesite, en cualquier punto de la cadena logística. 

La ventaja con respecto a otros sistemas, como por ejemplo el más tradicional código de barras, es que para acceder a la información solo se necesita que el producto y su etiqueta estén cerca de un lector para que este pueda obtener los datos que necesita. 

Es decir, no se necesita contacto entre el lector y la etiqueta. Es lo que hace que los lectores de código de barras resulten en ocasiones poco operativos (por ejemplo, con productos que están en movimiento).

Con RFID basta con colocar lectores en puntos estratégicos de la cadena para que efectúen las lecturas correspondientes sobre la marcha y asegurar así que todo el proceso está siendo el correcto. 

Estos sistemas RFID son altamente efectivos si están bien integrados en el SGA y obtienen un ROI a corto o medio plazo que justifica la inversión.

La comunicación automatizada entre el sistema de gestión de almacenes y el sistema RFID de etiquetado permite tener el control en todo momento de la mercancía en almacén. 

Desde el primer momento se ahorra tiempo y dinero, ya que los stocks pueden ser muy precisos y ajustados a la necesidad real, evitando las temidas “roturas” que impiden emitir productos y que tanto daño pueden hacer en la imagen de la empresa y en la confianza de los clientes. 

El SGA, una solución necesaria y amortizable

Con una demanda que no deja de crecer, cada vez más empresas son conscientes de la necesidad de implementar un SGA ajustado a sus necesidades, que mejore su gestión logística y les aporte ventajas competitivas. 

¿Es tu caso? Si te estás planteando implementar uno de estos sistemas es importante que recibas asesoramiento profesional. Para eso puedes ponerte directamente en contacto con nosotros o rellenar este sencillo cuestionario para que podamos orientarte mejor.

Picking según tamaño empresa

Cómo preparar pedidos: elige el tipo de picking según el tamaño de tu negocio

¿Sabes que la preparación de los pedidos, o picking, es el proceso que más recursos consume en el conjunto de tareas que se realizan en un almacén? 

Por eso elegir la fórmula que más se ajuste a las necesidades de tu empresa es tan importante.

Hay que dar en el centro de la diana e implementar el sistema correcto, porque de nada sirve tener el más sofisticado si lo infrautilizas. Y al revés, si tu método de preparación se queda corto, estarás perdiendo tiempo y dinero.

Vamos a ver cuáles son los tipos de picking más interesantes y para qué tamaño de negocios podrían ser recomendables. 

 

La importancia del picking, o preparación de los pedidos

Cuando entra un pedido en tu empresa, se ponen en marcha una serie de acciones que tienen un único objetivo: que el cliente reciba lo que pidió de tal forma que quede 100% satisfecho con el servicio que ha recibido.

Por eso el picking, o conjunto de procesos que intervienen en la preparación de un pedido, es tan importante: porque repercute directamente en la satisfacción final de clientes y usuarios, y puede ser una ventaja competitiva clave para la evolución empresa.

De igual manera, un picking ineficiente va a suponer un alto coste, que se traducirá en pérdida de confianza y de reputación, con todas las consecuencias negativas que puede implicar para el negocio.

 

Estos son los principales tipos de picking

La gestión de los pedidos en almacén ha evolucionado muchísimo en los últimos años. Primero, gracias a las aplicaciones logísticas de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y actualmente con la implementación de automatizaciones del universo de la logística 4.0.

Desde la hoja de Excel hasta la realidad aumentada, los sistemas de picking han hecho un largo viaje. Estos son los principales sistemas que debes conocer:

 

1. En papel

Es el sistema más básico. El operario prepara los pedidos siguiendo una lista en papel. El proceso se realiza completamente de forma manual. Es un método poco operativo incluso para almacenes pequeños.

 

2. Radiofrecuencia

La transmisión de datos mediante la instalación de terminales de radiofrecuencia mejora notablemente la eficacia de la preparación de pedidos. 

El operario lleva consigo uno de estos terminales (puede ser un dispositivo de mano, o incluso ir fijado a la muñeca con una pulsera o brazalete),y tiene acceso en todo momento a los datos que necesita, que están coordinados por el Software de Gestión de Almacén (SGA).

 

3. Pick to light y put to light

En almacenes que tramitan muchas órdenes y necesitan agilidad para prepararlas expediciones, el sistema pick to light puede ser el indicado. 

Se organiza el almacén con estanterías en cuya parte frontal se instala un indicador luminoso. En él se señala el artículo a seleccionar y en qué cantidad. Luego, el sistema put to light indica dónde debe ser depositado. 

El operario solo debe seguir las indicaciones luminosas, lo que facilita mucho la tarea.

 

4. Por voz

El operario recibe instrucciones a través de unos auriculares y a su vez, emite confirmaciones por micrófono. El SGA coordina todo el proceso. 

La ventaja de este sistema es que el trabajador no tiene que realizar consultas, sino seguir las instrucciones. Por otra parte, al ser un sistema “manos libres” se agilizan mucho las operaciones.

 

5. Visual con Realidad Aumentada

Es el método de preparación de pedidos más avanzado y también más costoso, combinación del anterior sistema por voz más unas gafas de realidad aumentada. 

A través del display virtual, el operario ve cuáles son los artículos a seleccionar y el número. El control por voz completa el sistema, con las confirmación de pedidos.

 

¿Quieres saber más sobre cada uno de estos sistemas? Aquí tienes más información: Del papel al picking visual con realidad aumentada. 

 

Ten estas 3 cosas en cuenta para elegir tu método de picking

¿Cómo saber qué tipo de sistema de preparación de pedidos conviene a tu empresa? Antes de ponerse en marcha es más que recomendable pedir asesoramiento profesional y realizar un estudio. 

De entre todos los factores que hay que barajar, los más importantes son estos:

  1. Estimación del ROI. El retorno de la inversión es una de las métricas que hay que tener en cuenta a la hora de analizar la conveniencia de hacer una mejora en la empresa. ¿Cuánto tiempo vamos a tardar en recuperar el dinero invertido? El ROI es uno de los factores que nos van a ayudar tomar la decisión.
  2. Volumen de pedidos y previsión de crecimiento. ¿Cuántos pedidos diarios puede expedir tu almacén? Debemos tener en cuenta tanto la actividad en el momento actual como las previsiones, para no elegir un sistema “con fecha de caducidad”, es decir, que se quede corto en el corto o medio plazo.
  3. Características del producto y del almacén. Las necesidades de manipulación varían mucho de un tipo de producto a otro. Por ejemplo, no es lo mismo organizar el picking para una empresa de bisutería que para otra que venda sofás. Los costes de almacenamiento, de manipulación, de packaging… son muy diferentes.

 

¿Te ayudamos a elegir el tipo de picking que más conviene a tu empresa?

Para poder elegir el tipo de picking más adecuado para tu negocio, según su tamaño y el volumen de pedidos, lo más importante es hacer un análisis previo para detectar las necesidades concretas.

De esa forma, estarás seguro de implementar un sistema eficiente y con un presupuesto ajustado. 

¿Quieres que lo estudiemos? Ponte en contacto con nosotros y buscamos el tipo de picking perfecto para tu empresa.

Lean Supply Chain Management

Los retos del sistema lean aplicado a gestión de la cadena de suministro (SCM)

Si hay dos palabras que preocupan en cualquier entorno empresarial, estas son eficiencia y competitividad. Y por eso hoy queremos hablar del sistema lean en la gestión de la cadena de suministro.

¿Por qué el sistema lean ?

Porque para cualquier empresa es importante tratar de hacer más y llegar más lejos, ajustando los recursos que emplea para ello. Esto es, gastando lo imprescindible y en el menor tiempo posible. 

Una estrategia centrada en la eficiencia no solo reduce costes, sino que aporta fluidez a toda la cadena y permite que el esfuerzo se centre en satisfacer al cliente.

De eso trata el sistema lean aplicado a la SCM (Supply Chain Management) y hoy vamos a conocerlo un poco más de cerca.

 

Qué es una Lean Supply Chain Management (SCM)

Para entender qué es el concepto lean y la metodología que implica hay que irse a los años 50 del siglo pasado y a la fábrica de Toyota.

En aquel momento, los directivos de la compañía pusieron en marcha un experimento. Se trataba de reducir los costes a base de identificar y eliminar cualquier proceso prescindible en la cadena de producción.

El método TPS (Toyota Production System) fue una revolución y una referencia para todo lo que vino después. Su auge fue a finales de los 90, cuando se publicó The machine that changed the world. The story of Lean Production, de J. P. Womack y D. T. Jones. 

El método lean se puede aplicar a cualquier proceso organizativo y de hecho ha sido replicado en entornos tanto industriales como de servicios, buscando estrategias para realizar cualquier acción con los recursos mínimos.

Cuando el concepto lean se aplica a la cadena de suministro, llegamos a la idea de lean Supply Chain Management. 

La cadena de suministro (Supply Chain) abarca todas y cada una de las actividades que hay que realizar para que el cliente que ha hecho un pedido lo reciba en el tiempo apropiado y en condiciones óptimas. 

Eso abarca todo, empezando por la obtención de materias primas y proceso de producción hasta la distribución y llegada al destino final.

Se trata de un viaje con muchas etapas que requiere una coordinación impecable entre todos los actores. Y aún así, es fácil que se produzcan errores que afectan a la fluidez de la cadena o se sobreutilicen recursos. 

Por eso implementar sistemas lean aplicados a la gestión de la cadena de suministro es tan importante. La filosofía de base es la misma que en otros sectores:

  • Reconocer las acciones prescindibles
  • Definir las acciones imprescindibles
  • Ajustar al máximo todos los procesos

Y, finalmente, hacer los cambios necesarios para que la SCM sea más competitiva y más eficiente.

 

Lean logistics, una parte fundamental de la SCM

Dentro del flujo que representa la SCM, la logística es la parte que se encarga de gestionar: 

  • El transporte de la mercancía: en un mundo globalizado, el transporte de mercancías puede recorrer enormes distancias utilizando medios distintos (avión, barco, tren o camión) e incluso combinando varios modos de transporte, en lo que se conoce como transporte multimodal.
  • El almacenamiento: la logística de almacenamiento se ocupa de recibir la mercancía, organizar los stocks, y mantener los productos en perfectas condiciones durante el tiempo estipulado y de la forma más operativa posible hasta la fase de picking o preparación de envíos. 
  • La distribución: es la última fase del recorrido de un producto. Implica una eficiente gestión de las flotas de reparto, diseño de rutas y reparto de última milla, o último eslabón de la cadena para la entrega al cliente final.

Optimizar cada uno de estos procesos y subprocesos es fundamental para reducir costes eliminando lo que no añade valor, centrarse en lo que sí lo añade, y llegar así al concepto de lean logistics.

 

Sistema lean: 5 claves para ganar tiempo y reducir errores

La implantación de estrategias lean pasa por un estudio pormenorizado de todos los procesos de la empresa, en el que tendremos que mejorar, entre otras, estas 5 áreas: 

  1. Agilizar los flujos de trabajo. Todos los procesos son susceptibles de ser revisados para detectar acciones inútiles y situaciones que entorpecen o ralentizan el flujo de la cadena. Los llamados cuellos de botella son enemigos de la filosofía lean
  2. Implementar sistemas de organización digitalizados. Un Software de Gestión de Almacén (SGA) es una herramienta básica en un sistema lean . Optimiza el espacio, los recorridos en almacén y la disponibilidad de información centralizada en todo momento.
  3. Automatizar y estandarizar. La automatización de procesos es básica para ahorrar tiempo y aumentar el rendimiento.
  4. Controlar los stocks. De forma que no se acumule mercancía innecesaria (con los costes que ello implica) pero evitando riesgos de rotura de stocks
  5. Optimizar el picking. Identifica tareas que no aportan valor en el proceso de preparación de pedidos y estudia la posibilidad de implementar sistemas de picking según el tamaño de tu negocio para optimizar recursos . 

 

¿Quieres implementar sistemas lean en tu empresa? Podemos ayudarte. 

Si después de leer este artículo crees que las estrategias lean podrían mejorar el funcionamiento de tu empresa, no lo dudes: estúdialo y da el paso. 

El análisis de procesos, el diseño de estrategias lean y su implementación pueden suponer una diferencia competitiva muy importante para tu negocio. Si necesitas asesoramiento, solo tienes que ponerte en contacto con nosotros y nuestro equipo te dará soluciones a medida.

Supply Chain Management

¿Qué es el Supply Chain Management (SCM) y cómo se relaciona con la logística?

Es relativamente habitual que estos dos términos se utilicen indistintamente o se confundan en algunos contextos. Pero Supply Chain Management y logística, aunque son conceptos cercanos, no significan lo mismo.

Para despejar dudas, hoy vamos a ver en qué consiste cada uno.


Supply Chain Management vs. logística

Cuando hablamos de Supply Chain Management (SCM) nos referimos al conjunto de procesos que implica el flujo de suministros a una empresa, y abarca desde el aprovisionamiento de materias primas para la fabricación de un producto hasta su entrega al cliente final.

SCM implica, por tanto, los procesos de provisión, producción y distribución, y requiere una coordinación perfecta entre todos los eslabones de la cadena. Solo así se puede garantizar un funcionamiento ágil y flexible para adaptarse a la demanda y con costes ajustados. 

¿Y a qué nos referimos cuando hablamos de logística?

La logística forma parte del SCM. Se ocupa de una parte de las tareas, las que tienen que ver con:

  • La gestión eficiente del almacenamiento de mercancías.
  • La organización y ejecución del transporte, en todas las fases de la cadena.
  • La planificación de la distribución hasta el último punto o cliente final.

El éxito de una empresa depende mucho de un SCM eficiente, planificado de forma profesional y muy bien coordinado con todas las aplicaciones de la logística, que vemos a continuación.


Tipos de logística en la cadena de suministro

Hablamos de logística en singular, cuando lo cierto es que existen diferentes tipos de logística, en función de la actividad. Las principales son estas:

Logística de aprovisionamiento

Es el conjunto de operaciones orientadas al control del abastecimiento de un almacén. La logística de aprovisionamiento se ocupa de organizar la relación con los proveedores y la recepción de mercancías, velando por la optimización de costes.

Puede tratarse tanto de suministros de materias primas necesarias en la fase de producción como de productos manufacturados listos para ser expedidos al cliente final.

Logística de producción

Se ocupa de optimizar todas las fases que llevan a conseguir el producto final, es decir, toda la fase productiva: desde que se reciben los aprovisionamientos de materias primas, pasando por las transformaciones necesarias hasta que pasa a la siguiente fase de distribución.

Uno de sus objetivos es que el tiempo que transcurre entre que se recibe una orden de producción y se obtiene el producto, sea el menor posible.

Logística de distribución

Desde el momento en que tenemos el producto elaborado hasta que llega al cliente final, está en manos de la logística de distribución. 

En este momento entran en juego distintos canales de distribución, por lo que se requiere un enorme esfuerzo de coordinación entre todos los intermediarios y un correcto seguimiento de las mercancías.

Logística inversa

Se ocupa de todos los procesos de retorno de mercancías. Puede tratarse de embalajes o envases que se recuperen para reciclaje, también excesos de stock, o productos devueltos por clientes.

Logística ambiental

Es una rama que trata de que los procesos logísticos sean sostenibles y tengan el menor impacto posible en el medio ambiente.

En este tipo de logística se encuadrarían actividades como la medición de la huella de carbono de los procesos o los empaquetados ecológicos.


3 beneficios de una buena coordinación entre el SCM y la logística en una empresa

Proveedores, transportistas, administrativos, operarios de almacén… La gestión de la cadena de suministro abarca infinidad de detalles. Para que funcione de manera eficiente la coordinación con las tareas logísticas es fundamental. 

Un buen management supone:

  1. Mejorar los tiempos. Una correcta gestión del SCM ayuda a que la parte logística optimice el tiempo invertido en mover las mercancías, haciendo una correcta previsión de stocks y estableciendo una comunicación eficiente con los proveedores.
  2. Reducir necesidades de almacenamiento. El almacenamiento es una de las partes más costosas de toda la cadena logística. Por tanto, una buena gestión evitará que el almacén acumule mercancía obsoleta o de dudosa salida, ya que la provisión de mercancía se ajustará lo máximo posible a la demanda. Un buen software de gestión de almacén (SGA) es imprescindible. 
  3. Eliminar errores. El correcto flujo de información entre los distintos eslabones es clave para tener el control de la cadena en todo momento. Así, es posible evitar pérdidas de material, deterioros y fechas vencidas.

El SCM aplicado a los distintos tipos de logística ayuda a obtener la mayor rentabilidad posible entre beneficios y costes. Las empresas son conscientes y por eso la demanda de profesionales en este sector no ha dejado de aumentar en los últimos años.


¿Cómo optimizar el Supply Chain Management de tu empresa y la gestión logística?

Hoy por hoy, cualquier empresa que quiera mantenerse en un alto nivel de competitividad, debe asegurarse de que la cadena logística funciona sin errores y con el mínimo consumo de recursos. 

Si necesitas revisar la gestión de la cadena de suministro en tu empresa y su coordinación con las diversas tareas logísticas, nuestro consejo es que no des vueltas. Para ganar eficiencia, lo mejor es que te dejes asesorar por profesionales. Y cuanto antes, mejor.

Nosotros podemos analizar las necesidades específicas de tu empresa y proponerte soluciones ajustadas. Solo tienes que ponerte en contacto con nosotros y te asesoramos sin compromiso.

Cuándo necesitas un Software de Gestión de Almacén

¿Cuándo necesitas (sí o sí) un Software de Gestión de Almacén (SGA)?

Un Software de Gestión de Almacén (SGA) o Warehouse Management System (WMS), va más allá del control de las referencias. Gestiona y automatiza muchas de las operaciones habituales que desarrollas en tu nave.

No importa qué tipo de mercancía guardas en tu almacén, ni a qué sector corresponde. Si tus productos son muchos y pequeños, o pocos y grandes. Si son frágiles o resistentes. Si son perecederos o no caducan.

Si tienes problemas en él -y no nos referimos solo a dificultades de almacenaje-, ha llegado el momento de plantearte si necesitas un Software de Gestión de Almacén (SGA). 

 

Tienes un problema en tu almacén: veámoslo

El momento en el que comienzan a aparecer las dificultades no es agradable, pero delimitarlas y atajarlas puede traerte muchas ventajas añadidas e inesperadas si implantas un Software de Gestión de Almacén (SGA).

¿Te encuentras en alguna de estas situaciones?:

Tu almacén está desordenado. Lo que empezó en un pequeño local fue creciendo sin criterio y actualmente los productos no siguen un orden lógico, por lo que pierdes tiempo reponiendo y luego localizando artículos para el envío de pedidos.

Necesitas incluir más referencias y tu almacén actual está desbordado. Antes de emprender la engorrosa tarea de trasladarte a otra ubicación, avisar a proveedores y clientes, y cambiar todas las direcciones administrativas… hay una solución alternativa y con puertas al futuro.

Tienes errores en la preparación de pedidos y retrasos en las entregas. El origen puede ser un factor humano, carencias en la cadena de mando, una mala organización de productos… En lugar de resolver uno a uno, implantar un SGA puede ser la solución que ataque a la raíz. 

El stock no está controlado ni organizado. Tienes productos duplicados en el almacén sin saberlo, compras material que ya tienes en abundancia, los pedidos van más lentos porque no se localizan bien las referencias o no estás rentabilizando el espacio.

Rotura de stock por datos incorrectos. Si hay ocasiones en las que no cuentas con suficiente cantidad de producto para satisfacer las ventas, estás perdiendo dinero. Si esto se debe a fallos de información en el almacén, el SGA va a eliminarlos.

Tienes mucho personal administrativo recabando información. Recoger datos de inventario manualmente es una tarea tediosa que genera errores y lleva muchas horas. Tiempo que los administrativos pueden dedicar a otras labores. Los sistemas automáticos son más efectivos en esta tarea.

Han aumentado tus ventas. Si cada vez tienes más volúmenes en tránsito, al basarte en un sistema de control del almacén manual te acercas peligrosamente al borde de un precipicio. Llegará un momento en que comiencen los errores si no cuentas con un SGA.

Si alguno de estos ejemplos se aplica a tu negocio, sí o sí necesitas implantar un Software de Gestión de Almacenaje. Y tenemos dos buenas noticias: va a solucionar tu problema actual, y además abrirte puertas hacia mejoras futuras.

 

No tienes dificultades de almacenaje… pero ves mucho margen de mejora

Te creemos cuando dices que todo va bien. Pero siempre hay margen para optimizar el espacio, otear nuevos horizontes y rentabilizar lo ya que tienes. 

En ese caso, un Software de Gestión de Almacén (SGA) también puede cambiar tu modo de entender el negocio y abrirte puertas al crecimiento. Estos son algunos de puntos en los que introduce mejoras:

Te permite diseñar un nuevo layout de forma sencilla y eficiente

El diseño en planta de tu almacén es la base que permite organizar, manejar y despachar mercancía con eficacia. El sistema tiene en cuenta los productos compatibles entre sí, los que caducan antes (si es el caso) o los que deben estar más cerca del punto de salida. 

Puedes optimizar el espacio con el que cuentas actualmente

El SGA tiene las medidas del almacén y permite aprovechar el espacio. Con ello puedes introducir más referencias y reducir costes de almacenaje. También evitan que acumules excesiva cantidad de existencias.

Añade control de trazabilidad interna

El software te indica en qué lugar del almacén está cada producto en todo momento para poder localizarlo. Y te señala por dónde ha pasado, en caso de que necesites rastrear un error o un fallo en la calidad.

Mejora la productividad

Si en el mismo tiempo puedes atender el doble de pedidos, incrementas ganancias. La implantación de un SGA afina los recorridos, evita movimientos innecesarios y te permite introducir y buscar datos mediante teclado, voz o escáner. Todo es ahorro de tiempo.

Diseña las tareas de los trabajadores

Un SGA correctamente implantado permite definir el trabajo de cada operario, en base a un ahorro de tiempo y reducción de errores. Y optimiza las zonas de tránsito de personas y maquinaria.

Te aporta datos KPI

Los indicadores clave de rendimiento son imprescindibles para saber si se alcanzan los objetivos fijados y controlar cuánto tiempo tarda un proceso en completarse. Y con datos en la mano, puedes tomar decisiones efectivas.

Mejora la seguridad

Un SGA incorpora el uso de credenciales de acceso personalizadas, por lo que la información más delicada está en manos de personal concreto previamente seleccionado. Y se pueden imputar responsabilidades en el manejo de la mercancía, en caso de daños, pérdidas o robos.

¿Qué SGA te recomendamos?

Implementar un Software de Gestión de Almacén (SGA) va a regular el proceso de organización de productos y las operaciones que realices con ellos. Olvídate de saber de memoria dónde está cada referencia. Es una pérdida de tiempo y de trabajo.

Con una introducción correcta de datos, un SGA controla cada elemento que entre en tu almacén, lo tiene localizado en tiempo real, se encarga del control de calidad, de su expedición y del registro de stock, entre otros.

Si deseas instalar uno, debe estar adaptado a las necesidades de tu empresa y tu tipo de mercancía. Algunos sectores priorizan la trazabilidad, mientras que otros dan más valor a la  productividad. El SGA elegido ha de tener en cuenta tus preferencias, reflejadas en un plan de actuación detallado.

En SCM tenemos experiencia en logística de almacenes. Mucha. Y fruto de ella y de todas las pruebas que hemos realizado, te recomendamos el Software de Gestión de Almacén TWO.

Además de las mejoras que aporta la implantación de un SGA convencional, TWO tiene dos ventajas añadidas:

 

  • Nuestro equipo de programadores y consultores lo ha creado para cubrir las necesidades actuales y futuras de tu almacén. Se adapta y crece al ritmo de tu empresa sin recurrir a servicios de programación externos.

 

  • Es tan intuitivo y fácil de usar, que reduce los tiempos de formación. Los trabajadores se harán rápidamente a su interfaz y lógica de funcionamiento. Aunque haya rotación de personal, no le costará familiarizarse con su uso.

 

Si dudas si un SGA puede solucionar tus dificultades o mejorar la eficiencia y optimizar costes y stocks de almacén, déjanos ayudarte. 

Es importante estudiar previamente tus necesidades, planificar y decidir si vas a amortizar un Software de Gestión de Almacén. En SCM Logística contamos con expertos para asesorarte.

Ventas Online Logística

El reto de las ventas online para no morir de éxito

2020 no solo ha cambiado los hábitos de compra de los consumidores españoles, sino que ha adelantado una década las previsiones de transformación digital. La crisis del COVID-19, con el confinamiento y las restricciones a la movilidad, han disparado las ventas online. Tanto las grandes empresas como las pymes han tenido que atender un aumento en los pedidos, poniendo a prueba sus sistemas logísticos. 

Curiosamente, los mayores de 60 años son los compradores online que más están creciendo, y su gasto se acerca ya al de generaciones más jóvenes. Por lo que la tendencia se ancla en todos los sectores de edad.

¿Qué ventajas conlleva para una empresa el aumento de las ventas online?

  • Permite compatibilizar dos sistemas: offline y online
  • Apertura a nuevos mercados
  • Incremento de ganancias
  • Ahorro en gastos administrativos
  • Mejor conocimiento de tus clientes
  • Ventas las 24 horas del día

Sin embargo, este escenario crea también nuevos riesgos. Si las empresas no están preparadas para satisfacer esta demanda, corren el riesgo de “morir de éxito”.

 

Qué podemos aprender de los errores de 2020

Más allá de las expectativas que genera el incremento de ventas online, la falta de previsión ante este nuevo marco mercantil también puede producir desajustes en el almacén.

El boom de las compras online cogió desprevenidas hasta a las empresas más grandes, con El Corte Inglés, Ikea y Decathlon a la cabeza de reclamaciones y comentarios negativos en redes sociales.

Las quejas recibidas se centraron en:

  • Paquetes perdidos que constaban como repartidos.
  • Entregas con semanas de retraso sobre la fecha prevista.
  • Entregas de productos estropeados o rotos.
  • Entregas de artículos diferentes a los solicitados y pagados.
  • Posibilidad de realizar la compra sin contar con stock suficiente.
  • Falta de atención telefónica para las reclamaciones.
  • Sin soluciones a los clientes afectados.

Las compañías coinciden en señalar que tuvieron que implementar sobre la marcha cambios que en otro momento les hubieran llevado meses. 

Así, un condicionante positivo, puede convertirse en una trampa mortal para tu negocio si no te adelantas y tomas medidas.

Desde SCM Logística, hemos extraído enseñanzas de lo sucedido y queremos recomendarte lo siguiente:

  • Prepara con antelación tu almacén para un pico de ventas
  • Ten control interno de la mercancía en tiempo real
  • Incluye trazabilidad externa, para saber siempre dónde está el producto
  • Indica claramente las fechas de entrega
  • Ajusta tu web con el stock del almacén
  • Limita las ventas o pedidos si no puedes gestionar los envíos
  • No descuides la atención telefónica
  • Ofrece soluciones reales y compensatorias
  • Extrae enseñanzas de las críticas

Un repaso para comprobar el estado de tu almacén para las ventas online [checklist]

Como has podido deducir, uno de los sectores que permiten reducir los errores al mínimo es tu local de almacenaje.

No te conformes con tu logística vigente. Puede ser suficiente para responder a tus ventas online actuales, pero necesitas replantearte si está preparada para un incremento de pedidos y devoluciones.

Si en este momento vendes más offline que a través de tu web, deberías realizar igualmente una revisión completa de cada fase. Ajustarlas te permitirá atender ambos canales con la misma eficiencia.

Incluso prevé la necesidad de cambiar de ubicación en el almacén las referencias más vendidas en la web.

Repasa el incremento de costes como embalajes, retornos, productos defectuosos, nuevos contratos laborales… para reajustar precios.

Revisa el proceso de las devoluciones, uno de los aspectos que más se incrementan en este tipo de ventas.

Para ayudarte, en SCM Logística te facilitamos un checklist que te indica paso a paso qué comprobar y actualizar en tu almacén:

Lista comprobación de cambios logísticos almacén para ventas online
  1. Revisa y prepara los embalajes más adecuados para enviar pocas unidades
  2. Confirma que tu empresa de transporte actual entrega pedidos pequeños
  3. Prepara una zona del almacén para la gestión de envíos online y otra para la recepción de devoluciones
  4. Automatiza y sintetiza procesos, e integra tu sistema interno con el de los transportistas
  5. Analiza periódicamente los datos y haz cambios que mejoren la rentabilidad
  6. Introduce medios auxiliares que te faciliten la preparación de pedidos online

¿Cómo gestionar grandes volúmenes de ventas online al por menor?

Las ventas online tienen la característica de contar con muchos compradores diferentes, y cada uno de ellos suele adquirir unidades, no cajas.

Si deseas preparar tu nave para la gestión de muchas ventas pequeñas, la velocidad es clave. 

Desde nuestra experiencia, estas son las modificaciones que pueden acercarte a ese objetivo:

Realizar un nuevo layout de tu almacén o centro de distribución

Nuestra consultoría logística te da opciones sobre los métodos de almacenaje que mejor se adecuan a tus necesidades presentes y futuras.

Implantar un Sistema de Gestión de Almacén (SGA)

Este software controla en tiempo real todos los movimientos del almacén y dónde se encuentra cada producto. Por nuestra parte te recomendamos TWO, muy intuitivo y visual, que se integra rápidamente en las rutinas logísticas.

Un sistema de picking ajustado a tu almacén

Te sugerimos uno que supere el uso de papel y los errores que conlleva. Está conectado al SGA, por lo que conoce con exactitud la ubicación de las referencias.

  • Mediante Radiofrecuencia (RF), que tiene acceso a todas las referencias del almacén. El operario sabe dónde está cada artículo que debe meter en el pedido, con lo que ahorra distancias y gestiona el pedido en menos tiempo. 
  • Un sistema Pick/Put to light que indica dónde recoger y dejar cada artículo mediante luces. Permite que varios trabajadores preparen a la vez un mismo pedido, o para que un operario prepare varios pedidos a la vez.
  • Picking por Voz, que emplea auriculares y un micrófono, permitiendo tener las manos libres. El sistema da instrucciones de voz para proveer varios paquetes a la vez. El trabajador confirma o pregunta también mediante su voz, y el sistema actualiza los datos.
  • Lo más innovador es el Picking Visual con Realidad Aumentada (AR), que suma al sistema de voz unas gafas de realidad aumentada. Si se comete algún error, el sistema lo avisa para que se corrija de inmediato. 

Si deseas que un incremento de ventas online no te pille con el paso cambiado, en SCM Logística podemos indicarte cuál es la mejor combinación para que tu almacén responda con éxito.