Marcas de suelo en almacenes: por seguridad y por efectividad

Marcas de suelo en almacenes: por seguridad y por efectividad

Las marcas en el suelo son una forma efectiva de dividir espacios y crear áreas visuales dentro del almacén. Este tipo de señalización se utiliza para delimitar zonas o puestos de trabajo, dirigir el tránsito de personas y maquinaria, señalar peligros o transmitir información de seguridad. Son, por tanto, muy útiles para facilitar la navegación y hacer que el trabajo sea más eficiente.

En este post queremos contarte por qué es importante el marcado del suelo del almacén, cuáles son las formas de señalización más utilizadas y qué aspectos debes tener en cuenta.

 

¿Qué es la señalización de suelos de almacenes y cuáles son sus ventajas?

La señalización de suelos de almacenes es el proceso de marcado de superficies para crear indicaciones visuales de distinto tipo. Las marcas sirven para dividir el espacio, señalar potenciales peligros, delimitar puestos de trabajo, organizar los desplazamientos separando el tráfico peatonal del de vehículos, proteger las zonas de servicio, etc. 

De forma resumida, un sistema de señalización bien diseñado tiene estas ventajas:

  • Promueve la eficiencia del almacén: las marcas en el suelo ayudan a identificar rutas internas o los pasos que debe seguir un determinado proceso, de forma que los trabajadores puedan hacer las tareas con más agilidad.
  • Mejora la organización: Las señales numeradas en el suelo de los pasillos, letras o símbolos para indicar secciones… dividen espacios y facilitan la localización de artículos, son fáciles de ver y no estorban a los trabajadores a la hora de llevar a cabo las tareas. 
  • Aumenta la seguridad: las señalizaciones se utilizan tanto para advertir sobre peligros potenciales como para identificar las rutas de evacuación o las salidas de emergencia. Muchas son reflectantes, para ser útiles incluso en caso de apagón.
  • Dirige el flujo y la velocidad del tráfico: las flechas de señalización, por ejemplo, garantizan que los vehículos se desplazan en la misma dirección por un pasillo, disminuyendo el riesgo de accidente.

La señalización del suelo no es aleatoria, está recogida en la legislación europea y se complementa con la normativa española establecida en el RD 485/1997, donde se especifican los tipos de señalización a utilizar, las distancias a las que deben colocarse, las separaciones recomendadas y otros aspectos.

En cuanto a los colores a utilizar, la norma contiene estas indicaciones genéricas:

  • El rojo indica prohibición o peligro
  • El amarillo indica advertencia o precaución.
  • El azul indica obligatoriedad.
  • El verde indica normalidad, seguridad o autorización.

Como ves, el suelo sirve para mucho más que para caminar. En los almacenes, ofrece una interesante oportunidad para mejorar la comunicación visual, la organización y la seguridad. 

>> Aprende más sobre seguridad aquí: riesgos más frecuentes en el almacén.

 

Los 2 tipos de marcas para suelos más habituales

Existen distintas opciones de marcado de suelos entre las que elegir. Por lo general, cada opción se utiliza en áreas diferentes o para lograr objetivos distintos. Conocer todas las posibilidades disponibles para su uso en un almacén es un buen punto de partida para cualquier estrategia de marcado de suelos.

 

1. Adhesivos de marcaje

Es una de las opciones más populares. Se fabrican con materiales resistentes al desgaste y la abrasión, incluido el tránsito de vehículos. Son antideslizantes, resistentes al agua y a la exposición solar. Tienen una buena adherencia al suelo y pueden durar años, antes de tener que sustituirlos. 

Otra ventaja de utilizar adhesivos es que son asequibles, fáciles de instalar y, en caso necesario, pueden retirarse sin problemas. Por esas razones es probablemente el método de marcaje más utilizado en almacenes.

Hay diferentes tipos. Los más habituales son los rollos de cinta de marcaje, o los adhesivos con formas simbólicas como círculos, huellas o flechas. Por ejemplo, un círculo en el suelo puede indicar el lugar donde colocar algún elemento, mientras que las huellas o flechas señalan la dirección de la navegación o cómo dirigirse a una salida de emergencia.

 

2. Pintura epoxi

Se aplica directamente sobre el suelo de la instalación, y es una opción más duradera que la cinta adhesiva. La pintura epoxi es resistente a los productos químicos y a la abrasión, lo que la hace ideal para su uso en almacenes y otras instalaciones industriales.

Hay que tener en cuenta que suele ser una opción más cara y de aplicación algo más compleja que la cinta adhesiva, ya que requiere más tiempo y esfuerzo.

 

Asegúrate de que tu almacén es eficiente y seguro

Las marcas en el suelo del almacén pueden mejorar el rendimiento a todos los niveles, pero solo si se implementan siguiendo una estrategia. Si no es así, el marcaje puede incluso generar más problemas de los que soluciona.

¿Cómo hacerlo? Pues como cualquier aspecto a mejorar, consultando con los mejores en cada área. En este caso, podemos asesorarte con todo lo relacionado con el layout de tu almacén, para que cada cambio sea el que realmente tu negocio necesita. 

¿Te contamos más? Ponte en contacto con nosotros y te asesoramos sin compromiso.

Qué es un depósito aduanero

Depósito aduanero: qué es y cuál es su utilidad

Un depósito aduanero es un tipo de almacén muy específico utilizado en el comercio internacional. Se trata de un espacio supervisado por las autoridades aduaneras donde es posible guardar la mercancía temporalmente, sin pagar impuestos o aranceles.

La existencia de este tipo especial de almacenes permite que las mercancías puedan permanecer almacenadas y custodiadas hasta que cumplan los requisitos para ser derivadas a su destino final. Eso aporta flexibilidad a las empresas que comercian internacionalmente, ya que les facilita la gestión de la cadena logística y les permite ahorrar costes.

A continuación, te explicamos cómo funcionan y cuáles son sus características. 

 

Qué es un depósito aduanero: esta es su principal ventaja

Un depósito aduanero es una instalación autorizada por las autoridades aduaneras de un país para el almacenamiento temporal de mercancías mientras se realizan los trámites aduaneros correspondientes. 

La ventaja más importante es que la mercancía que se almacena en estos depósitos, que puede ser tanto comunitaria como no comunitaria, permanece bajo un régimen especial de depósito y no paga impuestos de importación hasta que se tramite su asignación a un régimen definitivo. 

Es decir, se puede aplazar el pago del IVA y otros aranceles, que deberán ser abonados para la retirada de la mercancía. 

Eso permite a las empresas gestionar mejor su stock y organizarse estratégicamente para afrontar el pago de impuestos de la manera más conveniente para ellas. 

De forma simplificada, existen dos tipos de depósito aduanero: de titularidad pública o privada. Los depósitos aduaneros públicos pueden ser utilizados por cualquier empresa que lo solicite, mientras que los depósitos aduaneros privados son para uso exclusivo de la empresa propietaria, titular del almacén.

Pongamos un ejemplo para entender mejor la utilidad del depósito aduanero. 

Imaginemos que una empresa española hace un pedido a China de 10.000 unidades de un nuevo modelo de patinete eléctrico. El fabricante hace el envío por vía marítima y, cuando la mercancía llega a puerto, pasa a un depósito aduanero autorizado en la zona portuaria. 

De ese modo, la empresa importadora tiene un tiempo para presentar la documentación necesaria, facturas de compra, detalles de la mercancía y documentación requerida por las autoridades. 

En paralelo las autoridades aduaneras pueden llevar a cabo inspecciones para asegurarse de que los productos importados cumplen con las normativas locales, así como con los estándares de calidad y seguridad.

Cuando las verificaciones estén listas, se inicia el proceso de pago de los impuestos y aranceles correspondientes, paso previo a que la mercancía pueda ser definitivamente liberada y continúe viaje hacia su destino, que puede ser quedarse en el país, reexportarse a un tercero o ser devuelta al país de origen.

En cualquier caso, este tipo de almacén, el depósito aduanero, juega un papel crucial a la hora de facilitar las operaciones comerciales internacionales, por la flexibilidad que ofrece a los importadores y exportadores en términos de planificación logística y fiscal.

 

¿Qué es el régimen aduanero?

Es el conjunto de normas aplicable a cualquier mercancía que pasa por una aduana, en función de la legislación vigente en cada país. En la UE existen 3 tipos de régimen aduanero:

  • De importación
  • De exportación
  • Regímenes especiales

Es en este tercer apartado donde se encuadra el depósito o almacenamiento, que puede ser a su vez de dos tipos: zona franca o depósito aduanero, que es del que nos ocupamos en este post.

 

Otras ventajas que ofrecen los depósitos aduaneros

Además de la flexibilidad para el pago de impuestos, otros beneficios interesantes son: 

  1. Almacenamiento a largo plazo: las mercancías pueden permanecer en el régimen de depósito aduanero hasta un año, antes de decidir su destino final, esto supone una ventaja importante frente al Almacén de Depósito Temporal (ADT), otro tipo de recinto que habitualmente se confunde con el depósito aduanero y cuya limitación temporal es de 90 días.
  2. Facilitación de trámites: las mercancías pueden almacenarse mientras se completan los procesos necesarios para su entrada en el país.
  3. Seguridad aduanera: los depósitos aduaneros están sujetos a un estricto control por parte de las autoridades aduaneras para garantizar que las mercancías almacenadas cumplan con las regulaciones y normativas establecidas. Esto puede incluir inspecciones periódicas para verificar la conformidad y la integridad de las mercancías.
  4. Disponibilidad de stock: muchas empresas importadoras utilizan este tipo de almacén para tener mercancía cerca y poder disponer de ella rápidamente cuando la necesiten. Eso supone una tranquilidad extra, de cara a evitar roturas de stock, y permite dar un mejor servicio al cliente.
  5. Posibilidad de liberación parcial de la mercancía: no es imprescindible retirar toda la mercancía a la vez (pagando las correspondientes tasas), sino que se pueden hacer retiradas parciales, en función de la venta, de forma que el pago de impuestos se haga de forma más equilibrada. 

Debido a estas y otras ventajas, el depósito aduanero es un tipo de almacenamiento estratégico para empresas que se dedican al comercio internacional de mercancías.

 

¿Tienes un almacén? Te ayudamos a sacarle todo el partido

En SCM Logística somos especialistas en la optimización de almacenes. Contamos, además, con una gran herramienta, nuestro SGA TWO, The Warehouse Organizer.

Detectar errores recurrentes, eliminar cuellos de botella, proponer automatizaciones adaptadas a cada necesidad… ¿Quieres mejorar tu almacén? Ponte en contacto con nuestro equipo y te asesoramos sin compromiso.

Empack Bilbao SCM 24

Empack y Logistics & Automation [2024] ¡Ven con nosotros a Bilbao!

En el calendario anual de SCM Logística no puede faltar una cita con el mayor encuentro de profesionales del sector que tiene lugar en el norte de España. Se trata de Empack y Logistics & Automation y tendrá lugar en el Bilbao Exhibition Centre (BEC) los días 28 y 29 de febrero.

Lo último en packaging, logística y transporte se concentrará en dos intensas jornadas, durante las cuales se presentarán las novedades más interesantes para las empresas. Será, además, un punto de encuentro para hacer networking, asistir a conferencias y establecer relaciones comerciales.

Nosotros no nos lo vamos a perder. ¿Y tú? ¡Nos vemos en el stand 2C15!

 

Una ocasión única para expositores y empresas, con tres eventos en uno: packaging, logística y transporte

Un año más, las puertas del BEC de Bilbao se abrirán para acoger un evento imprescindible para las empresas de la franja norte. Por segundo año consecutivo, se reúnen bajo un mismo techo tres ramas de enorme interés para todos los tipos de industria: packaging, logística y transporte.

La organización, que ultima los preparativos, prevé que las cifras de este año van a superar a las de la edición anterior. Se consolida así un evento que el año pasado, en su primera edición con este formato, generó más de 6000 oportunidades de negocio, contó con la asistencia de 2300 profesionales, más de 50 ponentes y 70 marcas.

Será de nuevo una ocasión única para acceder a las últimas tendencias en temas como envases y embalaje, intralogística, automatización, almacenamiento, logística, robótica, transporte y última milla. Todo ello en dos jornadas que concentran tres eventos en uno: 

 

1. Logistics & Automation Bilbao

Es la ocasión para conocer todas las novedades que se han desarrollado en el último año para optimizar la cadena de suministro.

Se podrán ver soluciones para almacenamiento, maquinaria de transporte y elevación, robots de almacén, software de gestión de almacenes, automatización, etc. Habrá posibilidad de contactar con consultores y conocer a las empresas de servicios logísticos más punteras. 

Y todo ello con la posibilidad de asistir a demostraciones en vivo para conocer de primera mano las soluciones propuestas.

 

2. Empack Bilbao

Se trata de una cita para dar a conocer las novedades en tecnología de embalaje y packaging. Está enmarcada en una red europea de eventos, Packaging Portfolio, que desarrolla la empresa organizadora Easyfairs, con el objetivo de impulsar la innovación en esta industria.

Nuevos materiales, embalajes ecológicos, sistemas de medición y pesaje, tendencias en palets, novedades en sistemas de envasado, maquinaria, etc. Lo más interesante del packaging de un solo vistazo.

 

3. Transport & Delivery

Un sector fundamental en la cadena logística es el del transporte. Operadores logísticos, couriers y última milla, software específico para transportistas, aplicaciones en la industria auxiliar, novedades en transporte por carretera, ferroviario y marítimo… 

Esta edición reunirá, un año más, a proveedores y empresas del sector del transporte para presentar sus propuestas y analizar la actualidad del sector.

Además de las exposiciones, también se programarán conferencias con ponentes de alto nivel, habrá una zona de demostraciones y áreas habilitadas para facilitar el networking.

Será una excelente ocasión para tomar contacto con la actualidad de estos sectores, generar nuevas oportunidades de negocio, presentar productos, conocer la actividad de otras empresas, contactar con nuevos proveedores, analizar las tendencias del mercado, etc.

 

No te pierdas lo que vamos a presentar: TWO, el mejor SGA del mercado para almacenes

Si ya sabes quiénes somos y cómo trabajamos, ¡ven a vernos! Nos encantará saludarte. Y si no nos conoces, tendrás la oportunidad de hacerlo como a nosotros más nos gusta: presencialmente. Pásate por nuestro stand y tendremos ocasión de charlar sobre todo lo que necesites para mejorar la eficiencia de tu almacén.

Hoy por hoy, las empresas que gestionan almacenes necesitan incorporar avances que mejoren su competitividad, y en eso podemos ayudarte. De dos maneras:

  • Con nuestra consultoría logística, un servicio especializado en el desarrollo de soluciones adaptadas a cada caso concreto, a cada empresa y a cada necesidad. ¿Quieres mejorar los procesos de tu almacén? ¿Reducir los costes? ¿Aprovechar mejor el espacio? ¿Tener un control total sobre el stock? Ven a vernos y hablemos de ello. Hay soluciones personalizadas para todo lo que puedas necesitar. Puedes consultar algunos de nuestros casos de éxito, con la implantación de sistemas para mejorar la eficiencia logística de almacenes muy diferentes entre sí: Aquarius Cosmetics, Montana Colors, Inoxpa, Mundo Talio, Garcimar o Les Punxes.
  • Con The Warehouse Organizer (TWO), nuestro software de gestión de almacén, un SGA que hemos desarrollado e implementado con éxito en decenas de empresas. Sus mejores cualidades: que es intuitivo y sencillo de manejar, que se adapta a tu empresa (y no al revés) y que puede ampliarse con nuevas funciones cuando tu empresa necesite escalar. Te lo decimos de nuevo: pásate por nuestro stand y te mostramos qué puede hacer TWO por ti y por tu empresa.

¡Recuerda la cita y ven a visitarnos al stand 2C15: 28 y 29 de febrero, Empack y Logistics & Automation en Bilbao! Puedes conseguir tu entrada aquí, así como una Smart Badge con toda la información que necesitas para disfrutar del evento.

Cuándo es momento de ampliar el almacén y qué hay que tener en cuenta

Cuándo es momento de ampliar el almacén y qué hay que tener en cuenta

Cuando la empresa crece, aumenta el número de operaciones y se detecta la necesidad de más espacio de almacenamiento para satisfacer la demanda creciente, quizá ha llegado el momento de pensar en una ampliación del almacén. 

Pero antes, hay que detenerse a planificar cuidadosamente esa expansión. En ocasiones, hay alternativas interesantes que debemos valorar. Y si, definitivamente, decidimos ampliar el almacén, es necesario trazar un plan estratégico para que todo se desarrolle de forma fluida y satisfactoria. 

A continuación vamos a presentarte algunos factores que debes tener en cuenta. 

 

¿Cuándo hay que plantearse la ampliación del almacén?

Ampliar el almacén es una decisión de negocio que requiere un análisis riguroso de la situación, una planificación cuidadosa y un calendario muy preciso. 

¿Cuándo hay que plantearse esa opción?

  • Cuando se detecta un aumento significativo de la demanda. El crecimiento constante y sostenido de la demanda de almacenamiento puede ser una señal. Si las instalaciones están constantemente al límite de su capacidad es hora de valorar la ampliación. 
  • Cuando hay problemas de retrasos de pedidos o necesidad de excesivas horas extraordinarias para sacar adelante el trabajo, a pesar de que se han implementado soluciones para optimizar los procesos.
  • Cuando se detecta una oportunidad de negocio en el mercado y abordar una ampliación estratégica es la vía para hacer crecer el negocio y mantener la competitividad. 
  • Cuando el almacén ha evolucionado hacia nuevas actividades. Muchas empresas han hecho una transición paulatina desde el servicio original de almacenamiento hacia otros servicios que aportan valor añadido, y llegan a un punto en el que las operaciones se complican por falta de espacio.

Generalmente, cuando se da alguna de las situaciones anteriores, u otras similares, lo primero que acude a la mente es la ampliación.

Lo más común es pensar que, con más metros cuadrados habrá más capacidad y menos problemas. Esto es así en líneas generales, pero también es cierto que, en ocasiones, el espacio disponible no está aprovechado al cien por cien y es preferible sacarle todo el rendimiento antes de pensar en una ampliación. 

También es posible que, con una optimización previa de los procesos, de forma que se aumente la velocidad, se gane tiempo y se eliminen errores, se puede evitar o posponer en el tiempo la ampliación de las instalaciones.

Es decir, la ampliación de un almacén es una operación compleja. Es esencial tener en cuenta todos los factores antes de abordarla, evaluando tanto las necesidades empresariales como las opciones disponibles. 

¿Es realmente necesario ampliar? La forma de averiguarlo es hacer una consultoría logística para identificar los problemas y analizar las posibles soluciones.

Y si, después de valorarlo, se decide ampliar, es importante elegir el momento oportuno para asegurar el menor impacto posible en el negocio, y contar con la ayuda profesional necesaria para hacerlo de forma eficiente y sin errores. 

 

Las ventajas de ampliar el almacén

Una ampliación de almacén bien planteada, alineada con la estrategia de negocio, va a constituir una ventaja competitiva importante.

Disponer de un espacio mayor permitirá albergar nuevos procesos y aumentar la capacidad de trabajo. Será una oportunidad de implementar automatizaciones, ofrecer servicios complementarios que requieran una manipulación especializada, adquirir nuevos equipos…

La empresa se beneficiará de un espacio de trabajo mejor acondicionado, más ajustado a sus necesidades actuales y, si el proyecto se ha diseñado correctamente, estará preparada para asumir ampliaciones futuras.

 

¿Y si ampliar el almacén no es la mejor solución?

En ocasiones, es posible que la ampliación no sea la solución adecuada, por ejemplo:

  • Si no es posible adquirir un nuevo espacio al lado de las instalaciones que queremos ampliar
  • Si el equipo con el que se cuenta no es suficiente y no es posible contratar más
  • Si los costes de mantenimiento adicionales son difíciles de asumir… 

No se debe iniciar un proyecto cuyos riesgos puedan desequilibrar el negocio.

Una solución intermedia es asociarse con un operador logístico externo (3PL). Subcontratar algunos servicios puede suponer un importante ahorro, frente a los altos costes de ampliar una instalación o construir una nueva desde cero.

Contar con un socio estratégico es una forma de ampliar la operativa sin hacer una gran inversión inicial, y con capacidad además de negociar tarifas y contar con diferentes centros de distribución para dar mejor servicio a los clientes. 

 

¿Empezamos por un SGA? 

Contar con un software de gestión de almacén o SGA es un paso previo ineludible para sacar el máximo rendimiento a los recursos disponibles. Nuestro SGA TWO es la solución que te recomendamos para hacer un uso óptimo de la instalación, antes de pensar en ampliarla.

Y, llegado el momento de la expansión, también podemos ayudarte a planificar de forma estratégica qué, cómo y cuándo. ¿Te gustaría que lo hablásemos en profundidad? Ponte en contacto con nuestro equipo y responderemos a todas tus preguntas.

Contratar los servicios de un almacén: esto es lo que miran tus potenciales clientes

Contratar los servicios de un almacén: esto es lo que miran tus potenciales clientes

Hoy en día, muchas empresas deciden no tener un almacén propio. ¿La razón? Que es una actividad muy exigente que requiere cada vez más especialización y recursos. La solución para ellas es buscar un socio estratégico, subcontratar el servicio y dedicarse al 100% a su actividad principal. 

Dado que externalizar el almacenamiento es una tendencia en auge, es interesante saber qué es lo que más valoran las empresas a la hora de contratar un almacén. De ese modo, puedes afinar tu oferta y posicionar mejor tu negocio en este mercado.

 

¿Qué factores son los que más le importan a un nuevo cliente?

Para los almacenes que ofrecen servicios a empresas externas, comprender las expectativas de sus potenciales clientes es clave para destacar.

A continuación te decimos cuáles son los 7 factores que más valoran quienes están buscando externalizar el almacenamiento de su empresa. Son los siguientes:

 

1. Ubicación

Para un nuevo cliente, la ubicación del almacén que va a contratar ha de ser estratégica para su negocio. Por un lado estudiará la cercanía geográfica a sus propios proveedores y clientes, para buscar las opciones con menores costos logísticos. Lógicamente, un almacén cercano a los centros de consumo o clientes finales va a agilizar la distribución y entrega de mercancías.

Por otra parte, la proximidad a proveedores clave va a simplificar la gestión de inventario y reducir los plazos para la reposición de mercancías. 

Además, las conexiones con el transporte son fundamentales. Los clientes buscan ubicaciones bien comunicadas, bien por carretera, ferrocarril o incluso puerto marítimo, dependiendo de la naturaleza de sus operaciones.

Los almacenes situados cerca de nudos de comunicación juegan con ventaja, aunque hay muchos más factores que entran en juego en la decisión final del cliente.

 

2. Seguridad

Contar con cámaras de vigilancia, sistemas de control de acceso y alarmas de seguridad, e incluso la presencia de personal de seguridad capacitado, son factores que los clientes valoran.

Pero tomar medidas para la protección de la mercancía no es solo prevenir robos. También es importante reducir otros riesgos, como incendios o daños accidentales. Los almacenes que invierten en seguridad y sistemas de prevención son percibidos como más confiables por parte de los clientes.

 

3. Control de inventario

Contar con tecnologías de seguimiento y gestión de inventario, es otro punto a favor. Los clientes valoran la capacidad del almacén para proporcionar un control preciso y en tiempo real de sus stocks. 

La implementación de tecnologías de seguimiento, como etiquetas RFID (Identificación por Radiofrecuencia) son más que interesantes. Estas tecnologías permiten una supervisión detallada del flujo de productos, desde la recepción hasta la distribución.

 

4. Flexibilidad 

Para mantener relaciones comerciales a largo plazo, los clientes evalúan qué posibilidades tiene el almacén de adaptarse a variaciones en el volumen de inventario. Es decir, si las necesidades de almacenamiento fluctúan en función de la demanda, la estacionalidad, etc., ¿el almacén contratado puede responder?

Esa flexibilidad no se limita al área de almacenamiento, sino también a servicios de valor añadido como empaquetado, etiquetado o personalización de pedidos. La capacidad de adaptarse a los requisitos específicos de los clientes fortalece la relación comercial y mejora la percepción del almacén como un socio estratégico.

 

5. Eficiencia en la gestión logística

¿Se cumplirán los plazos de entrega? ¿Qué tasa de error tiene el almacén en la recepción de mercancías o la tramitación de órdenes? ¿Existen procedimientos de verificación de calidad? Hay muchos factores que definen una gestión logística eficaz. 

Un almacén automatizado, con un sistema de gestión fiable (y aquí tenemos que recomendarte que conozcas nuestro TWO, el SGA desarrollado por SCM Logística), son los más valorados por los clientes, ya que son capaces de garantizar eficacia y agilidad en la gestión logística.

La digitalización de procesos es el paso imprescindible para mantener la competitividad de un almacén. No solo mejora la precisión y velocidad de las operaciones, sino que también permite una mayor visibilidad en tiempo real de los movimientos de inventario, algo que los clientes aprecian.

 

6. Tarifas transparentes

Para una relación de confianza cliente-proveedor de servicios, la transparencia en lo relativo a los costes es fundamental.

Es importante ofrecer una descripción detallada de los cargos por almacenamiento, manipulación, empaquetado, y cualquier otro cargo adicional que pueda aplicarse. Los clientes odian, y con razón, que su factura final incluya costes ocultos o importe sorpresa. 

Ten en cuenta que el cliente necesita hacer su propia previsión de gastos y, por encima de todo, confiar en que su proveedor de servicios facture según lo acordado. 

Otra cosa diferente es ofrecer tarifas flexibles con descuentos en función del volumen, o por contratación de servicios adicionales, etc. Los clientes aprecian la posibilidad de personalizar su contrato según sus necesidades específicas.

 

7. Servicio al cliente

La facilidad y fluidez en la comunicación, así como el servicio al cliente, es un último punto que puede inclinar la balanza hacia un partner u otro. 

Los clientes valoran que sus socios estratégicos sean ágiles respondiendo consultas o aportando soluciones a un problema operativo que surja. Demuestra una buena coordinación interna entre distintos departamentos, así como interés por mantener un alto nivel de calidad en su servicios.

Los almacenes que trabajan su estrategia de marketing juegan con ventaja. Es muy recomendable, entre otras acciones, tener un perfil actualizado en Google My Business y animar a otros clientes a dejar una reseña positiva para ayudar a crear una buena reputación del negocio. 

 

¿Ya sabes qué tienes que mejorar en tu almacén?

Y si no lo sabes, podemos ayudarte a detectar cuáles son los puntos débiles y ofrecerte las soluciones. Solo tienes que ponerte en contacto con nuestro equipo y pedirnos que revisemos tu proyecto.

Decálogo para diseñar un almacén eficiente

Decálogo para diseñar un almacén eficiente

Tanto si hay que empezar desde cero como si hay que reformar una instalación ya existente, hay 10 puntos a tener en cuenta para diseñar un almacén con la mejor distribución posible y un alto nivel de eficiencia. 

Esto es lo que tienes que tener en cuenta.

 

Los 10 pasos para un diseño y distribución de almacén TOP

Cumplir con estas recomendaciones a la hora de diseñar la distribución del almacén, servirá para tener una instalación eficiente, sostenible y capaz de mantener un buen uso del espacio con el paso del tiempo.

 

1. Ubicación

Decidir cuál será la ubicación perfecta para el almacén es el primer paso. Antes de crear y planificar la distribución, es necesario estudiar el modelo de negocio y el objetivo de la instalación, así como todas las cuestiones operativas que sean relevantes a la hora de decidir el lugar para levantar el proyecto: 

  • cercanía a los proveedores o a los clientes
  • situación de las vías de comunicación
  • infraestructuras del área industrial, etc.

Esta decisión se debe complementar con los estudios necesarios para asegurar la viabilidad del proyecto, como análisis de permeabilidad del suelo y otros. Si se va a trabajar en un edificio existente, es imprescindible comprobar todas las características que puedan afectar a los procesos que se van a desarrollar, como el estado de los pilares, tuberías y canalizaciones, etc. 

 

2. Análisis de procesos

Decimos que un almacén es eficiente cuando permite llevar a cabo todos los procesos necesarios con rapidez y con el menor coste posible. Para eso, antes de diseñar la distribución del espacio es imprescindible conocer qué procesos se van a desarrollar y cómo va a ser el flujo de trabajo. 

De ese modo se consigue que todo tenga un espacio desde el primer momento y se evitan improvisaciones que suelen resultar costosas, generar un alto número de errores, o ralentizar el trabajo.

 

3. Máximo aprovechamiento del espacio

El almacén eficiente no solo ha de albergar mercancías, también tiene que tener espacios cómodos para trabajar, para almacenar el equipo y para facilitar los desplazamientos.

Existen diversas fórmulas para optimizar el espacio disponible. Los sistemas de estanterías ajustables pueden aumentar en gran medida la capacidad de almacenamiento vertical, así como proporcionar una mayor flexibilidad en la forma de almacenar el inventario. 

Además, se debe calcular correctamente las dimensiones de los espacios intermedios, de forma que permitan el funcionamiento seguro de los equipos de manipulación de materiales, sin reducir innecesariamente la capacidad total de almacenamiento.

 

4. Distribución de la mercancía

Elegir cuál va a ser la mejor ubicación para cada tipo de mercancía también incide en la efectividad del almacén. 

Por ese motivo, hacer un estudio de la distribución del inventario puede ser muy útil a la hora de diseñar la distribución del espacio. Se puede hacer después (es lo que se conoce como slotting), pero siempre es más eficiente prever y diseñar el espacio en función del uso que se le va a dar, y no al revés. 

 

5. Zonas de carga y descarga

Son clave para un buen funcionamiento de la instalación, así que debe buscarse la optimización desde el minuto uno. 

Si la zona de carga y descarga está integrada en el edificio, los puntos de atraque de vehículos y acceso al interior deben diseñarse para permitir la carga y descarga directamente a la zona de recepción, con espacio para que los trabajadores puedan moverse. Si esto no es posible, las operaciones llevarán más tiempo.

Si la carga y descarga se lleva a cabo en un área externa, independiente del edificio, hay que contar con los medios de transporte adecuados, más el espacio necesario para transitar y llevar la carga a la zona de recepción.

 

6. Señalización y accesibilidad

Al ser espacios tan amplios, los almacenes deben estar diseñados para que el trabajo sea fluido y los operarios dispongan en todo momento de la información que necesitan para sus movimientos.

Desde la recepción de mercancías hasta su expedición, todas las etapas de trabajo y zonas de almacenamiento intermedias tienen que ser accesibles y fácilmente identificables mediante una señalización clara y un sistema de iluminación suficiente..

La localización del inventario debe ser sencilla. Muchos almacenes incorporan sistemas automatizados de picking que reducen los tiempos, como pick to light o picking por voz.

 

7. Flexibilidad y crecimiento

Una distribución eficiente debe tener cierta flexibilidad en previsión del crecimiento de la empresa, en el caso de que se necesite incorporar a medio plazo nuevos productos e implementar nuevos procesos.

 

8. Soluciones tecnológicas

La distribución de un almacén moderno, diseñada desde cero, ha de contemplar las automatizaciones necesarias para un funcionamiento altamente eficiente. Arcos de lectura o escáneres para identificación por radiofrecuencia, dispositivos robóticos, vehículos de guiado automático, etc., o cualquier otra solución tecnológica que se necesite para diseñar un almacén inteligente

 

9. Seguridad

La distribución y el diseño de las instalaciones deben pensarse de forma que sea sencillo mantener todos los espacios del almacén limpios y ordenados, sin materiales o maquinaria fuera de lugar que puedan entorpecer las operaciones, dañar mercancías o causar accidentes.

Cualquier peligro potencial debe ser o bien eliminado o bien señalizado. También es importante que el personal conozca la instalación y esté entrenado para reconocer todas las marcas de seguridad.

 

10. Gestión de almacén

Por muy eficiente que sea el diseño de su instalación, si luego no se gestiona eficazmente no le estará sacando el máximo rendimiento a la inversión. 

Eso se consigue con un software de gestión de almacén, o SGA, diseñado para tener el control de todos los procesos.

 

Hablemos de TWO, el mejor SGA para almacenes

Un SGA como TWO, diseñado por SCM Logística, es clave para mantener a raya los costes de almacenaje y conseguir, en el día a día, el mejor uso posible del espacio, además de otras ventajas, como controlar el stock o gestionar el picking.

¿Quieres que te lo presentemos? Solo tienes que ponerte en contacto con nuestro equipo y te daremos las respuestas que necesites.

¿Por qué se acumula stock muerto en un almacén?

¿Por qué se acumula stock muerto en un almacén?

Hay productos que, por diversas razones, languidecen en los almacenes, ocupando espacio valioso sin generar ingresos. Cuanto más tiempo pasa, disminuye la posibilidad de que puedan venderse, y se corre el riesgo de que se eternicen en las estanterías… si no se toman medidas para evitarlo. Hay que deshacerse del stock muerto (y evitar que vuelva a acumularse).

Identificar, comprender y gestionar eficientemente el stock muerto es esencial para mantener unos márgenes de beneficio saludables. Pero la realidad es que, a veces, no resulta sencillo. 

Los errores en los procesos de gestión y la falta de un sistema de control, provocan que el stock muerto se acumule con el tiempo… y que la montaña no deje de crecer.

 

El stock muerto, un problema para los almacenes

El stock muerto es el inventario que no se vendió en su momento y que probablemente nunca se venda en el futuro. Puede ser porque ha caducado, es obsoleto, está fuera de temporada, es un lote de baja calidad… 

En cualquier caso, para un almacén supone un grave problema, ya que se ha hecho una inversión que no va a recuperar. Por si fuera poco, este inventario ocupa un espacio valioso, que podía destinarse a otras mercancías que sí dan beneficios. Y sigue generando gastos: de almacenamiento, de personal, de mantenimiento y conservación, etc.

Por ello, es importante saber, en primer lugar, cuáles son las razones de esa acumulación de inventario que no tiene salida. Pueden ser algunas de estas:

 

Pedidos demasiado grandes

Tener un inventario equilibrado no es fácil, somos conscientes de ello: ni mucho que ocupe demasiado espacio, ni poco que pueda provocar falta de existencias. 

Pero hay que intentar ajustar, porque si se pide en exceso sin haber estimado cuál va a ser su rotación, es el camino más corto hacia la acumulación de stock muerto. 

 

Falta de análisis de la demanda

También es importante predecir, de la forma más certera posible, cuál va a ser la demanda futura de los productos. Para ello hay que revisar los datos históricos y tener un conocimiento profundo del mercado. Las herramientas de analítica predictiva son una gran ayuda en estos casos.

 

Marketing mal enfocado

O, directamente, inexistente. Muchos almacenes infravaloran el potencial del marketing para impulsar sus resultados. Por eso, si un determinado producto genera stock muerto, es conveniente revisar este apartado para comprobar que no se estén perdiendo oportunidades de venta,especialmente si no se detectan otras posibles causas. 

Es decir, si el producto tiene calidad, está bien presentado, existe demanda en el mercado… pero no se vende, es posible que sea un problema de marketing.

Te recomendamos ampliar información en este post sobre marketing para almacenes. 

 

Deficiente control de calidad

Otra de las razones por las que puede acumularse inventario sin vender es porque no alcanza los estándares mínimos de calidad, un factor que no se tuvo en cuenta a la hora de comprarle stock al proveedor. 

Si, por la razón que sea, ya no pueden devolverse ni revenderse, acabarán sumándose al stock muerto y serán un lastre para el almacén.

 

Alta tasa de cancelación de pedidos

Si un almacén recibe demasiadas cancelaciones de pedidos, es posible que empiece a acumular stock y que este acabe convirtiéndose en inventario muerto. 

En ese caso, lo más importante es detectar rápido qué ocurre. Si hay un número extraordinario de cancelaciones es necesario averiguar por qué, cuál está siendo el problema real y darle solución inmediatamente. 

 

¿Qué se puede hacer con el stock muerto? Algunas ideas para “resucitarlo”

Si hay una cantidad de inventario que, definitivamente, no va a tener salida y no se lo puede devolver al proveedor, hay que deshacerse de él cuanto antes para que no siga generando gastos. Si se puede hacer obteniendo algún beneficio, mucho mejor. Por ejemplo:

  • Encuentra un nuevo enfoque de marketing. En algunas ocasiones, solo se trata de dar con un nuevo público para ese producto o venderlo por otro canal diferente al habitual. Es una posibilidad que se debe explorar. Si se encuentra alguna vía de comercialización nueva, puede obtenerse el retorno de la inversión. 
  • Ofrécelo a precio rebajado. Los precios reducidos atraen compradores. Puedes crear un apartado específico en la web de tu negocio para ofrecer este tipo de artículos.
  • Contacta con especialistas en liquidación de stocks. Este tipo de empresas están especializadas en dar salidas a productos estancados, como excedentes de fabricación, restos de inventario, abandonos logísticos, etc. Infórmate y analiza las condiciones.
  • Conviértelo en regalo. Quizá puedas dar salida al inventario muerto ofreciendo a tus clientes algunos productos gratis cada vez que hagan un pedido. Es una forma de incentivar la compra y, a la vez, que tus clientes se sientan bien tratados.
  • Crea paquetes de productos. Quizá hay productos que no se venden por separado pero podrían tener mejor salida agrupándolos con otros. Muchas empresas crean kits de productos en los que siempre ponen al menos uno de inventarios con difícil salida o muertos.
  • Busca alguna asociación y dónalo. Si todo lo anterior falla, intenta al menos darle un uso social a ese stock. A veces, el beneficio no solo hay que calcularlo en euros, también hacer un bien a la comunidad es algo valioso. Tendrás que estudiarlo teniendo en cuenta las características de esos productos en concreto y buscar dónde podrían ser útiles.

 

La gestión del stock, uno de los puntos fuertes de SCM Logística

La mejor forma de gestionar el stock muerto es no dejar que llegue hasta ese punto. Para eso, solo hay un camino: tener un buen software de gestión de almacenes (SGA), como nuestro SGA TWO

Hoy en día, con la complejidad de algunos almacenes, la digitalización es la única manera de tener el control y tomar las decisiones correctas.

¿Quieres que te hablemos de TWO? ¡Encantados! Solo tienes que decírnoslo, contacta con nosotros aquí.

Cómo se organiza un almacén en 7 pasos

Cómo se organiza un almacén en 7 pasos

Nos gusta pensar que los almacenes son lugares funcionales, despejados, donde hay un sitio para cada cosa y cada cosa está en su sitio. Pero la realidad es que en muchas empresas el almacén no se parece a esa foto idílica que todos tenemos en mente.

Con el trabajo del día a día, muchas veces no es sencillo mantener el orden. Mercancías fuera de lugar, palets que se amontonan donde no deberían, maquinaria que no se guarda al terminar la jornada… Es necesario hacer un esfuerzo para que el espacio de trabajo mantenga un orden imprescindible para facilitar la actividad, conservar la eficiencia y evitar accidentes.

¿Qué puntos hay que tener en cuenta para conseguir una organización eficiente y mantenerla en el tiempo? Te lo contamos a continuación.

 

Ideas de organización para almacenes

La desorganización en un almacén tiene un precio. Se puede llegar a perder mucho tiempo por cuestiones fácilmente evitables: mercancías que no están donde deberían, embalajes que no han sido retirados, un vertido que ocasiona la caída de un trabajador, desplazamientos innecesarios porque el inventario está distribuido sin criterio, errores por mala señalización de las zonas de almacenaje… 

Podríamos seguir enumerando este tipo de “fugas” de efectividad, pero preferimos darte algunas ideas sencillas para mantener el almacén organizado y evitar este tipo de situaciones. Son estas:

 

1. Establece una rutina de limpieza

Que el almacén esté limpio debe ser una prioridad. Es importante que los operarios de cada turno sepan que deben reservar un tiempo para dejar limpia su zona de trabajo a diario: barrer, despejar las superficies de trabajo, eliminar restos de embalajes… De ese modo, el grupo siguiente encontrará un entorno apto para desarrollar su tarea.

La limpieza no solo hace más agradable el entorno de trabajo. Además, elimina riesgos potenciales y aumenta la seguridad. También es importante programar una limpieza en profundidad periódicamente. 

 

2. Crea protocolos para los trabajadores

El personal tiene que estar mentalizado de la importancia de mantener la organización del almacén. Pero eso no ha de ser una idea abstracta, que el trabajador no sabrá cómo llevar a cabo. Es necesario crear protocolos y formar a la plantilla para que los cumpla.

Se deben poner objetivos, que se revisarán periódicamente, con la idea de que las pautas de organización se mantengan y mejoren con el tiempo. 

 

3. Señaliza correctamente

Las marcas en el suelo de los almacenes son importantes para mantener el orden y la seguridad en las operaciones diarias. Indican dónde se puede y dónde no se puede operar, cuáles son las zonas de paso para personas o maquinaria, así como la dirección en las que deben desplazarse. 

Son fundamentales para que los desplazamientos internos tengan sentido y que la actividad de unos no interrumpa o moleste la de otros.

Además, es importante marcar los pasillos, las estanterías, las filas y las distintas secciones del almacén. 

 

4. Organiza el inventario 

Utilizar el sistema ABC para organizar el inventario, según su rotación, es lo más práctico. 

Identifica cuáles son las mercancías con mayor rotación y ubícalas de forma que su manipulación sea lo más ágil y sencilla posible, cerca de las zonas de expedición. 

Agruparlas en una misma zona va a simplificar la tarea de los trabajadores y reducir los desplazamientos. Los artículos más solicitados deben colocarse a la altura correcta para que el proceso de recogida sea más eficaz, sin equipos adicionales como carretillas elevadoras, escaleras de mano, etc.

Crear un sistema ágil para gestionar las mercancías más demandadas contribuye a mantener el orden en el resto del almacén.

 

5. Utiliza un sistema de etiquetado inteligente

Contar manualmente el inventario o los activos del almacén no es eficiente. Y los sistemas de códigos de barras, aunque son un avance, tienen muchas limitaciones. Si deseas disponer del sistema de etiquetado más sencillo y eficiente posible, considera la posibilidad de implantar etiquetas RFID.

Etiquetar todo es fundamental para mantener el flujo de trabajo y la organización del almacén, evitando confusiones y pérdidas de tiempo cuando los trabajadores tratan de encontrar artículos que, a menudo, no están donde deberían.

 

6. Reserva un espacio para la logística inversa

Muchos almacenes no dedican la suficiente atención a la gestión de las devoluciones, y no destinan un lugar para recoger y procesar los productos que retornan. Como consecuencia, se apilan en lugares inapropiados y acaban creando un problema. Eso no sucede implementando una estrategia adecuada de logística inversa

 

7. Haz revisiones periódicas

Los almacenes son espacios vivos, en constante cambio, por eso es importante revisar periódicamente las medidas que se han tomado y actualizarlas si es necesario.

Para eso, es muy recomendable pedir el feedback de los trabajadores. Pregúntales si hay algo que dificulte su labor diaria o cuáles son sus sugerencias para mejorar la organización de su espacio de trabajo. Te darán soluciones.

 

Para una mejor organización, automatiza

Por último, queremos recordarte que no es posible mejorar la organización de un almacén más allá de un punto si no se automatiza la gestión con un software específico para almacenes, como The Warehouse Organizer, o TWO, la solución que hemos desarrollado en SCM Logística para mejorar la gestión de almacén.

¿Quieres conocer TWO? Escríbenos, y te damos todos los detalles.

Inventario estacional

Inventario estacional: 5 claves de gestión

En determinadas fechas del año, las empresas de almacenamiento tienen que tener especial cuidado con la gestión del stock. Se trata de periodos en los que se espera una demanda significativamente mayor de ciertos productos debido a eventos predecibles, como las festividades, las temporadas de vacaciones, inicio de curso o eventos deportivos. En esos casos, hablamos de inventario estacional.

¿Cómo se gestiona este tipo de inventario ? A continuación te damos algunas claves.

 

¿Qué es el inventario estacional?

Es el inventario cuya demanda tiene picos muy marcados a lo largo del año. 

Muchos artículos tienen una demanda regular y estable. Otros, sin embargo, sufren fuertes subidas y posteriores bajadas, en función de distintos factores. 

En general, salvo cambios puntuales en las tendencias de consumo, se trata de cuestiones predecibles y es posible tener el almacén preparado con inventario estacional, de forma que se pueda garantizar suficiente disponibilidad de productos para satisfacer la demanda durante los periodos álgidos, por ejemplo:

  1. Festividades: hay fechas señaladas en el calendario que todos los años se repiten, como Navidad, Halloween, el día de San Valentín. Los almacenes tienen que tener previsión de juguetes, decoraciones temáticas, disfraces o flores. 
  2. Temporadas: aunque el sector de la moda tiende a desestacionalizarse en los últimos años, aún hay que tener en cuenta las dos temporadas principales, primavera-verano y otoño-invierno, con su inventario correspondiente.
  3. Eventos deportivos: un partido importante, un mundial, los Juegos Olímpicos… Los almacenes deben proveerse de camisetas, artículos de merchandising, souvenirs, etc.
  4. Inicio del curso escolar: durante unas semanas, es necesario tener stock disponible de uniformes, libros, mochilas y todo tipo de material escolar
  5. Descuentos especiales: como Black Friday, Cyber Monday o las rebajas de final de temporada. Las fechas donde se lanzan ofertas masivas también necesitan una buena gestión de inventario para que no se produzcan roturas de stock

Pero aunque generalmente estos picos de demanda se pueden prever, aun así la gestión del inventario estacional supone un reto enorme de organización para los almacenes. Veamos cómo abordarlo.

 

¿Cómo se gestiona de manera eficiente el inventario estacional?

La gestión eficaz del inventario estacional es crucial para evitar la escasez de productos durante los picos de demanda y, al mismo tiempo, minimizar los costos asociados al almacenamiento de inventario adicional

Por lo tanto, implica una planificación cuidadosa y un equilibrio entre la demanda estacional y la capacidad de almacenamiento disponible. Es importante tener en cuenta estos 5 aspectos:

 

1. Planificación anticipada

Hay que conocer el histórico de las ventas y los indicadores de los años anteriores. De ese modo, se puede hacer una previsión bastante ajustada del inventario que se va a necesitar durante los picos de demanda.

Para hacer un pronóstico, también hay que tener la vista puesta en otros factores, desde las tendencias del mercado hasta las previsiones meteorológicas: ¿se avecina una ola de frío? Habrá más demanda de ropa de abrigo.

 

2. Almacenamiento eficiente

Asegúrate de organizar el almacén de manera que los productos estacionales estén fácilmente accesibles durante el período de mayor demanda.

Para tener la seguridad de que tu almacén está preparado, lo interesante es contar con sistemas de almacenamiento eficiente, como estanterías móviles u otras automatizaciones que permitan sacar el máximo rendimiento del espacio disponible.

 

3. Cadena de suministro

También es importante coordinarse con proveedores y fabricantes, para estar seguros de que pueden abastecer el almacén con más mercancía en el caso de que sea necesario.

Considera la posibilidad de tener múltiples fuentes de suministro. Así, si un proveedor falla, tienes más recursos para no romper la cadena en caso de problemas con un proveedor.

 

4. Rotación de inventario

Según las características particulares de cada almacén, puede ser recomendable implementar una política específica de gestión de inventario (FEFO, FIFO o LIFO). La prioridad, en la mayoría de los casos, es evitar que los productos estacionales que no se han vendido un año se almacenen para el siguiente, salvo que no haya problema de caducidades, deterioro o modas.

Si quedan existencias al final de la temporada, puedes usar estrategias de liquidación, como descuentos significativos, para vender los productos restantes y liberar espacio para nuevos inventarios.

 

5. Analiza y aprende

Un sistema de gestión de inventario puede ayudarte muchísimo a saber qué mejorar de cara a próximas campañas. Saca conclusiones después de cada temporada para mejorar la gestión futura. 

Para eso, el primer paso es contar con un SGA eficiente, como The Warehouse Organizer (TWO) que te permita llevar un control del stock en tiempo real. A partir de ahí, la analítica predictiva puede convertirse en una gran aliada para mejorar la gestión del inventario estacional.

 

SGA TWO, el primer paso para automatizar la gestión del inventario

No solo es importante implementar un SGA, lo fundamental es elegir uno eficiente, con capacidad de adaptación a todos los escenarios y con flexibilidad para crecer cuando tu almacén lo necesite.

Exactamente eso es lo que puedes obtener con TWO, nuestro software de gestión de almacén, uno de los más eficientes que puedes encontrar ahora mismo en el mercado. 

Podemos contarte más, solo necesitamos que nos preguntes. ¿Hablamos?

Marketing para almacenes

Marketing para almacenes: estrategias para captar más clientes

Cada negocio tiene sus propias características, pero una cosa siempre es común a todos: para captar clientes, es necesario poner en marcha estrategias de marketing adaptadas al sector. Los almacenes no son una excepción y también pueden utilizar el marketing para aumentar su cartera de clientes y, como consecuencia, su facturación.

Sin embargo, muchos almacenes no aprovechan la ventaja competitiva que esto puede suponer, especialmente en un mercado tan reñido como el actual, donde la especialización y la oferta de servicios de valor añadido son tan importantes. 

Si ya estás haciendo un esfuerzo para adelantarte a tu competencia en ese sentido ¿por qué no aprovechar las herramientas digitales disponibles para mostrarlo? Veamos cómo hacerlo.

 

7 tips para promocionar tu almacén

Quien no promociona su negocio, sea en el sector que sea, está perdiendo oportunidades para hacerlo crecer. 

Como es obvio, las estrategias de promoción son muy diversas y cada empresa debe analizar sus necesidades y aplicar soluciones personalizadas. Aún así, aquí vas a encontrar algunos consejos generales que es interesante tener en cuenta, y que pueden ayudarte a optimizar tanto su visibilidad como su rentabilidad.

 

1. Creación de una web

Estamos en un entorno fuertemente digitalizado, y todos los negocios (almacenes incluidos) necesitan tener presencia online. Es la forma de tener un escaparate y mostrar al mundo sus servicios. 

Esto implica la creación de un sitio web:

  • atractivo y funcional, con una navegación sencilla
  • que describa claramente tus servicios, tarifas y ubicación
  • optimizado para dispositivos móviles

También es importante utilizar estrategias de SEO (Search Engine Optimization) para que tu sitio aparezca en los resultados de búsqueda cuando los clientes buscan servicios de almacenamiento en tu área.

> ¿Todavía estás comenzando en este sector? Aquí tienes una guía básica para poner en marcha un pequeño almacén. 

 

2. Presencia en Google My Business

Mucha gente no utiliza Google My Business y se pierde las ventajas que podría obtener. Se trata de una plataforma orientada a dar visibilidad local a los negocios, es decir, tu almacén aparecerá en las búsquedas de quienes estén localizando servicios de almacenamiento cercanos, en su ciudad o en su polígono industrial.

Además, permite a las empresas administrar su información en Google Maps y es un lugar donde los clientes pueden dejar reseñas y calificaciones, y ofrece la posibilidad de interactuar, respondiendo dudas o facilitando información adicional.

 

3. Utiliza las redes sociales

Hoy por hoy las redes sociales, utilizadas con la estrategia correcta, son un gran lugar para hacer negocios.

Tener un perfil en LinkedIn es interesante siempre. Sigue siendo una plataforma de referencia sobre todo para proveedores de servicios B2B y sirve de nexo de unión entre profesionales del sector que quieren establecer contactos y mantenerse informados. 

Pero no pases por alto la importancia de crear contenido relevante con regularidad en otras plataformas. Instagram o TikTok hace tiempo que dejaron de ser solo para el entretenimiento. Hoy su público es muy amplio en edad y en intereses.

Puedes compartir consejos sobre logística, promocionar ofertas especiales y contar historias de éxito. El compromiso con tu audiencia en las redes sociales puede ayudar a construir una comunidad leal de seguidores y atraer nuevos clientes.

 

4. Apuesta por el marketing de contenidos

El marketing de contenidos es una estrategia efectiva para demostrar tu experiencia en logística y atraer a posibles clientes. 

Crea blogs, infografías y videos que aborden temas relevantes para tu audiencia, como estrategias de optimización de espacio de almacenamiento, consejos para la gestión de inventario o tendencias en la cadena de suministro. 

Comparte esos contenidos en tu sitio web para posicionarte como un referente en tu sector.

 

5. Crea un programa de referidos

Otra forma de aumentar la facturación es ofrecer incentivos a tus clientes actuales cada vez que te recomienden y te lleven a un cliente nuevo. Es una especie de “plan amigo”, una estrategia que llevan a cabo muchas y muy diferentes empresas.

 

6. Invierte en publicidad online

Pero no de cualquier manera, sino generando campañas optimizadas para los motores de búsqueda (Google sigue siendo el rey) y enfocadas hacia los intereses de la empresa.

La publicidad llevará a tu web tráfico cualificado, con altas posibilidades de que se acaben convirtiendo en clientes.

 

7. Participa en eventos presenciales

Por último, no olvides acudir una o dos veces al año en ferias y eventos del sector. Aunque el marketing digital es una herramienta muy interesante, el potencial de las relaciones personales sigue siendo importante

Ir a eventos es una buena forma de conectar posibles clientes y establecer alianzas con otros profesionales del sector. 

Además de tener un stand atractivo y material promocional para distribuir, te recomendamos ofrecer charlas o talleres sobre temas relacionados con tu actividad. Es una forma de hacer que el nombre de tu empresa llegue un poco más lejos.

 

¿Quieres crecer aún más? Te ayudamos a preparar tu almacén

Tan importante como apostar por el crecimiento, es prepararse para no morir de éxito. Tu almacén debe estar listo para asumir más clientes, más pedidos, más volumen de mercancía, y para eso es necesario diseñar una estrategia basada en soluciones digitales. Lee aquí para saber más sobre el papel de un SGA para afrontar los desafíos de la gestión de un almacén moderno.

Podemos ayudarte con eso. Si te interesa recibir más información sobre qué podemos hacer por ti y por tu almacén, ponte en contacto con nuestro equipo y resolvemos todas tus dudas.