Cómo mantener el almacén limpio

Cómo mantener el almacén limpio: consejos y buenas prácticas

Un almacén descuidado y sucio, no solo supone un problema para la productividad del negocio. También es un peligro para la seguridad de los operarios. 

En espacios muy grandes, llevar a cabo un mantenimiento regular de limpieza puede resultar un desafío importante, pero es necesario hacerlo para evitar males mayores, además de que resulta más agradable y satisfactorio para todos trabajar en un entorno bien organizado y limpio.

En el post de hoy queremos darte algunos consejos útiles para que organizar la limpieza del almacén resulte lo más sencillo posible.

 

Por qué es importante la limpieza en un almacén

Afirmar que el trabajo en un espacio despejado y libre de suciedad es más agradable e influye positivamente en la satisfacción de los trabajadores, no es ninguna novedad. Esto se aplica a cualquier sector y a cualquier entorno laboral. 

Pero, además, la limpieza en un almacén es de vital importancia por varias razones. 

De entrada, ayuda a mantener la seguridad en el centro de trabajo. Habrá menos peligro de accidentes, como caídas por resbalones o por tropezar con algo que no estaba en su sitio. Esto no es positivo solo para el trabajador, primer beneficiado. También es muy positivo para la empresa, que tendrá que afrontar menos bajas laborales en el año debidas a este tipo de incidentes

Por otra parte, cuando todo está ordenado, los empleados pueden moverse más rápidamente y con mayor facilidad. 

Nos referimos a pasillos libres de escombros o restos de embalajes o cajas que han quedado “en tierra de nadie”. Si se eliminan todas estas interferencias, el trabajador se moverá más rápido, podrá completar antes sus tareas asignadas y la productividad general mejora. 

Y hay que tener en cuenta otro ingrediente: ¿qué impresión va a llevarse el cliente que visita el almacén si las instalaciones están sucias y descuidadas? También hay que poner en la balanza la imagen de la empresa, fundamental para ganar la confianza de los clientes.

 

Limpieza para almacenes en 3 pasos

Bien, ya sabemos que adecentar el almacén es fundamental. Pero ¿cómo se puede organizar para que sea sostenible en el tiempo y las instalaciones siempre estén limpias? Para empezar, podríamos dividirlo en 3 pasos:

 

Limpieza regular y programada

Nos referimos a la rutina de limpiar el almacén en tiempos establecidos. Esto puede variar dependiendo de las necesidades específicas de cada instalación. Por ejemplo, algunas áreas pueden requerir una limpieza diaria, mientras que otras pueden requerir una limpieza semanal o mensual.

La idea es tener previsto en la organización de tareas un tiempo para la limpieza, de modo que se convierta en una parte más de las operaciones del almacén, siempre de forma que no interrumpa otras actividades.

Por ejemplo, las áreas de alto tráfico, como los pasillos y las estaciones de trabajo, podrían barrerse al final de cada jornada de trabajo, mientras que las áreas menos utilizadas, como zonas de almacenamiento a largo plazo o menos transitadas, podrían programarse para una limpieza más profunda una vez a la semana. 

Otras con un alto volumen de actividad, como las áreas de embalaje y envío, pueden requerir mayor frecuencia de limpieza.

 

Limpieza inmediata: derrames y desechos

En un almacén, en cualquier momento puede haber un derrame o acumularse material de desecho que, si no se retira, puede provocar un problema. En esos casos no se debe esperar a la limpieza programada, sino proceder inmediatamente.

Según el tipo de actividad, puede ser interesante tener equipos de limpieza disponibles en todo el almacén y capacitar al personal sobre cómo manejar adecuadamente los derrames y los desechos. 

Por ejemplo, si se vierte un líquido (no hablamos de sustancias peligrosas, que requieren tratamiento especializado), los empleados deben saber cómo usar absorbentes para limpiar el derrame de manera segura y eficaz.

 

Mantenimiento de las herramientas y equipos de limpieza

Para que la limpieza sea efectiva, hay que contar con tener el equipo disponible, a mano y en buen estado. 

Hay que tener en cuenta que se trata de limpiezas industriales en las que se utilizan, según los casos, barredoras, aspiradores industriales, hidrolimpiadoras…

Esta maquinaria requiere también un mantenimiento regular, vaciado de depósitos, vigilancia de los filtros y reposición de piezas gastadas o dañadas. 

Aparte de los 3 puntos comentados anteriormente, resulta esencial tener implementado un sistema de gestión de residuos que garantice que se eliminan de la manera adecuada y cumpliendo las normativas.

> Lee este post sobre cómo transformar tu empresa para que sea más sostenible, con estrategias de logística verde. 

 

¿Necesitas dar un paso más en la gestión de tu almacén?

Mejorar tu negocio está en tu mano. Solo tienes que ponerte en contacto con nuestro equipo de profesionales, explicarles qué necesitas y dejar que te asesoren sobre las diferentes soluciones que podrían aplicarse. ¿Hablamos?

Almacenamiento vertical: una solución para la falta de espacio

Almacenamiento vertical: una solución para la falta de espacio

¿Tu almacén necesita crecer? Hay dos fórmulas para hacerlo: a lo ancho o a lo alto. Hoy queremos hablarte de las ventajas de aprovechar el espacio en vertical, una manera de ampliar el almacén sin necesidad de adquirir más superficie.

Mientras que el espacio horizontal es escaso y caro, el vertical hace posible crecer hasta donde permitan los límites de la ingeniería, optimizando el funcionamiento del almacén con sistemas automáticos. Por eso es la fórmula hacia donde caminan los mayores almacenes del mundo.

¿Merece la pena invertir en sistemas de almacenamiento vertical? Te ayudamos a valorarlo.

 

¿Por qué aumenta la demanda de sistemas de almacenamiento vertical?

La respuesta rápida es esta: porque es el futuro. Hablando en contexto global, las cadenas de suministro cada vez son más exigentes, la demanda de espacio crece mientras la disponibilidad de suelo para la construcción de nuevos centros de distribución cada vez es menor.

Esta situación se da sobre todo en zonas densamente pobladas, donde la concentración de servicios logísticos y la escasez de suelo, hacen necesaria la búsqueda de soluciones.

La solución pasa por expandirse en vertical. La demanda de este tipo de instalaciones es paralela al avance de las soluciones tecnológicas y de ingeniería, que permiten construir almacenes cada vez más altos, más seguros y más eficientes.

 

Almacenamiento vertical vs. almacenamiento horizontal

Se trata de dos enfoques muy diferentes para gestionar el espacio en un almacén, que habitualmente se combinan para optimizar el resultado. En cada caso, hay que valorar ventajas y desventajas, además de hacer un cálculo económico riguroso de los costes y el retorno de la inversión.

Lo adecuado, en el caso de estar planteándose una ampliación de almacén, es hacer una consultoría logística para determinar cuáles son las mejores opciones. No obstante, vamos a hacer un acercamiento a los pros y los contras de ambos sistemas.

El almacenamiento vertical multiplica la capacidad de almacenamiento por metro cuadrado y consigue mayor eficiencia de almacenamiento. 

Al trabajar en altura, debe combinarse con automatizaciones para gestionar el inventario. Si bien esto supone una importante inversión inicial, el trabajo se lleva a cabo de manera mucho más efectiva, se optimiza la mano de obra y se reducen los tiempos.

Otro punto que hay que tener en cuenta, de cara a calcular la inversión necesaria, es que en paralelo será necesario mejorar el rendimiento del muelle de carga y descarga. 

Al disponer de un mayor espacio de almacenamiento con los mismos metros cuadrados de planta, podemos prever que la actividad del muelle será un aspecto crítico, por lo que habrá que analizar estrategias de optimización para aumentar la velocidad del trabajo y reducir los tiempos de espera de los vehículos, sin comprometer la seguridad. 

Por otra parte, el almacenamiento horizontal puede ser mejor opción cuando hay disponibilidad de suelo y el precio es económico. En ese caso, ampliar el almacén existente o crear una nueva estructura será más rápido y menos costoso. 

 

¿Merece la pena invertir en un almacén vertical?

Depende del proyecto. El almacenamiento vertical requiere estructuras más especializadas y complejas. Los costes de puesta en marcha de un almacén vertical van a ser elevados, a lo que hay que sumar el mantenimiento de las automatizaciones que se hayan implementado.

Hay que tener en cuenta que, en algunos casos, el crecimiento en vertical es la única opción posible para ampliar la instalación. Cuando no hay posibilidad de adquirir una nueva parcela contigua, y la alternativa es trasladar el almacén completo a otro lugar (con el coste que supone) el almacenamiento vertical puede ser la mejor decisión.

La gran ventaja es la mayor capacidad de almacenamiento y el aumento de eficiencia en el trabajo, por lo que el retorno de la inversión es positivo y, si el proyecto está bien planteado, a medio o largo plazo se compensa esa inversión inicial. 

Según la naturaleza del proyecto y las necesidades de la empresa, hay diferentes posibilidades que se pueden plantear. Por ejemplo, los almacenes autoportantes son una gran solución de ingeniería para un máximo aprovechamiento vertical. Su principal característica es que las mismas estanterías cumplen una función estructural, es decir, sostienen la instalación. Así, permiten una gran densidad de almacenamiento con el máximo aprovechamiento del espacio.

Sea esa u otra la posibilidad elegida, va a ser necesario implementar algún sistema de automatización para la gestión del inventario, como elevadores para bandejas tanto en vertical como en horizontal que desplazan la mercancía hacia el punto de la cadena donde se necesite. 

Otro aspecto básico es contar con un software eficiente que controle todos los aspectos de la gestión del almacén. Nuestro SGA TWO, es muy intuitivo y se adapta a cualquier proyecto. 

 

¿El almacenamiento vertical es la solución que estás buscando?

No te quedes con la duda. Si tu empresa necesita crecer, debes explorar todas las opciones para tomar la mejor decisión posible. 

Podemos ayudarte con eso. Solo tienes que ponerte en contacto con nuestro equipo profesional y plantear tus dudas. Te asesoramos sin compromiso.

Ciberseguridad para almacenes

¡Protege tu empresa! 5 Claves de ciberseguridad para almacenes

Hoy por hoy, los sectores de actividad que forman parte de la cadena de suministro dependen en gran medida de la tecnología para sus operaciones. Entre ellos, los almacenes y centros de distribución, que manejan una gran cantidad de datos en su día a día y se han convertido, por ello, en objetivo para los ciberdelincuentes. 

El impacto de los ciberataques en la cadena de suministro a nivel global puede ser devastador. Por eso, con la creciente digitalización de los procesos de almacenamiento y logística, la necesidad de proteger estos sistemas contra amenazas cibernéticas es más importante que nunca.

En este post te contamos las principales estrategias de seguridad que debes poner en marcha en tu almacén. 

 

Los ciberataques, un peligro real en logística 

Los almacenes, como centros neurálgicos de la cadena de suministro, utilizan una cantidad ingente de información, desde datos de inventario hasta detalles de envío y facturación. La mayoría han abordado la digitalización de tareas o están en ese proceso, para ser más efectivas y mejorar sus operaciones.

Soluciones logísticas en la nube, almacenamiento inteligente, softwares basados en inteligencia artificial, aplicaciones de IoT, empleo del Big Data… Son, sin duda, grandes avances, pero a medida que el sector logístico camina en esa dirección, también crecen las ciberamenazas que buscan cualquier punto vulnerable en los sistemas para robar información.

Un ciberataque en una empresa de almacenamiento puede tener consecuencias muy graves, no solo en términos de pérdida de datos, sino también en interrupciones operativas, daño a la reputación y pérdida de confianza del cliente.

 

¿Qué hacer para protegerse de los ciberdelincuentes?

Proteger los datos de los clientes debe ser una prioridad absoluta. Si un pirata informático consigue acceder al sistema de gestión de un almacén, podría recopilar información bancaria de clientes y proveedores, robar direcciones o números de teléfono, instalar ransomware y afectar a los sistemas de carga o a los pedidos. 

Aunque las empresas no pueden evitar por completo que se produzcan filtraciones de datos, deben intentar mitigar este riesgo en la medida de lo posible incorporando sistemas de ciberseguridad. Estas son las precauciones básicas que hay que tomar: 

 

1. Mantener todos los sistemas actualizados

Mantener el software y el hardware actualizados es la base de cualquier estrategia de ciberseguridad. Las actualizaciones no solo proporcionan nuevas características y mejoras de rendimiento, sino que también corrigen vulnerabilidades de seguridad que podrían ser explotadas por los ciberdelincuentes.

Para eso, es importante contar con un plan que sistematice las actualizaciones, para evitar olvidos. Establecer horarios es una posibilidad, así como automatizar todo lo que sea posible. 

Por otra parte, antes de instalar una actualización importante es recomendable probarla en un entorno controlado para asegurarse de que no causa problemas.

 

2. Crear protocolos y formar a los empleados 

La primera línea de defensa en cualquier estrategia de ciberseguridad es el personal. Por eso, es importante que los trabajadores tengan formación en este aspecto y sepan cómo prevenir ataques, empezando por las prácticas más sencillas, como:

  • no abrir correos electrónicos sospechosos
  • no descargar archivos de fuentes desconocidas
  • no compartir información confidencial a través de canales no seguros, etc.

La formación debe ser continua. La empresa puede organizar sesiones formativas regulares, distribuir información sobre ciberseguridad e incluso hacer simulacros de ciberataques para entrenar a sus empleados en el reconocimiento y respuesta ante amenazas.

 

3. Gestionar las contraseñas

Se deben establecer pautas para la generación de contraseñas: que sean complejas, con combinaciones aleatorias de letras, números y caracteres especiales, y que tengan una longitud mínima y renovarse regularmente. 

Los empleados deben estar concienciados sobre la importancia de no compartir sus claves con colegas o personas ajenas a la empresa. Cada usuario debe tener su propia identificación y contraseña.

También es importante contar con métodos seguros para almacenar las contraseñas, como sistemas de gestión de contraseñas cifradas. Sobre todo, hay que evitar almacenarlas en archivos de texto sin cifrar o en documentos físicos desprotegidos.

 

4. Utiliza antivirus, cortafuegos y protección contra ransomware

Todas son herramientas para ayudar a prevenir los ciberataques:

  • El antivirus es un software que previene, detecta y elimina los virus informáticos. 
  • Los anti ransomware protegen contra ataques de ransomware, un tipo de software malicioso que infecta los sistemas informáticos y cifra los archivos o bloquea el acceso al sistema, exigiendo un rescate económico para restaurar el acceso.
  • Los cortafuegos o firewalls controlan el tráfico no deseado, actuando como una barrera entre una red privada interna y redes externas no confiables. Si detecta una amenaza en un sitio web o aplicación, bloquea el acceso.

 

5. Diseña un plan de respuesta a incidentes de seguridad

¿Y si, pese a todas las precauciones, se produce una brecha de seguridad? El tiempo de reacción es fundamental para poder recuperar los datos y retomar las operaciones cuanto antes. 

El plan debe detallar los pasos a seguir para identificar el tipo de incidente, evaluar la situación, aislar cuanto antes el incidente. Posteriormente, será necesario investigar y documentar lo sucedido, para determinar su origen y tomar las medidas preventivas necesarias. 

 

¿Hay más cosas que te preocupen en tu almacén?

En ese caso, podemos ayudarte. Nuestro servicio de consultoría logística está diseñado para ofrecer soluciones a medida que mejoren la operativa y la gestión logística. ¿Quieres que te expliquemos más? Contacta con nuestro equipo y te facilitarán la información que necesites para ponerte en marcha.

Almacén de Depósito Temporal (ADT)

Almacén de Depósito Temporal (ADT): lo que debes saber

Hay un tipo de almacén cuyo uso es muy habitual en el caso de empresas que importan productos de fuera de la Unión Europea. Se trata del Almacén de Depósito temporal (ADT) y, como su nombre indica, sirve para almacenar temporalmente mercancías mientras esperan a ser despachadas en la aduana. 

En este artículo te explicamos qué es un ADT, qué obligaciones conlleva y cuáles son las ventajas que ofrece a las empresas importadoras.

 

¿Qué es un Almacén de Depósito Temporal?

Un almacén de depósito temporal (ADT) es un tipo de instalación de almacenamiento donde las mercancías importadas se pueden almacenar antes de pagar los derechos de aduana. 

Se trata de mercancías que se encuentran en régimen de depósito temporal, una categoría que define la situación aduanera para aquellas mercancías provenientes de países no comunitarios. Debe solicitarse la declaración de depósito temporal en el momento en que la mercancía se presente en aduana.

Las mercancías bajo en régimen de depósito temporal solo pueden derivarse a establecimientos autorizados por las autoridades aduaneras. Esos espacios son los Almacenes de Depósito Temporal. 

Son lugares supervisados que proporcionan a las empresas un lugar temporal para almacenar la carga en condiciones de seguridad, mientras esperan a recibir destino aduanero, es decir, mientras esperan la autorización para ser liberadas después de haber cumplido con los requisitos de las autoridades de aduanas.

El ADT es utilizado principalmente por empresas que importan mercancías desde países no comunitarios. También es posible almacenar mercancías procedentes de la UE junto con otras no comunitarias cuando pertenecen a un mismo importador. En ese caso es imprescindible contar con la autorización de las autoridades, que verificarán que ambos tipos de mercancías sean identificables.

Para las empresas importadoras, disponer de la opción del régimen de depósito temporal y la posibilidad de almacenar temporalmente las mercancías en un ADT, aporta seguridad a las operaciones, así como flexibilidad y fluidez a la cadena de suministro.

Hay otro tipo de depósitos con los que es fácil confundirse. Se trata del Depósito Aduanero (DA), que es también un espacio para el almacenamiento de mercancías de países no comunitarios. 

La diferencia principal entre el DA y el ADT es que en el Depósito Aduanero no existe un plazo límite de tiempo para almacenar las mercancías. Además de eso, se permite cierta manipulación de la mercancía siempre y cuando no se altere su estado original.

 

¿Cuánto tiempo  puede permanecer la mercancía en un Almacén de Depósito Temporal?

La mercancía puede permanecer en un Almacén de Depósito Temporal (ADT) durante un período limitado de tiempo. 

En un principio, el plazo estipulado es de 45 días para mercancías que lleguen por vía marítima y 20 para las que lleguen por otras vías, a contar a partir de la fecha de la declaración (art. 49 del Reglamento (CEE) nº. 2913/92).

En algunos casos puede aplicarse un plazo de hasta 90 días (art. 149 Reglamento (UE) nº 952/2013). Durante ese tiempo la mercancía puede permanecer en el ADT sin que le haya sido asignado un régimen aduanero.

En el plazo máximo indicado, la empresa responsable ha de abonar los impuestos y aranceles para liberar la mercancía, gestionar su traslado al Depósito Aduanero Público o solicitar el régimen de Despacho a Libre Práctica, es decir, que a una mercancía no comunitaria se le otorgue el estatuto aduanero de mercancía comunitaria.

Si no se retira la mercancía en el plazo máximo permitido, las autoridades deciden si se devuelve al exportador, se destruye o se le asigna algún otro destino.

 

Ventajas que ofrece el Almacén de Depósito Temporal a las empresas de importación

Para las empresas que importan mercancías provenientes de países no comunitarios, contar con este servicio es sumamente interesante.

La ventaja principal es que pueden aplazar el pago de impuestos y aranceles, ya que no es necesario abonarlos hasta que la mercancía sea liberada. Ese margen de tiempo es muy valioso, ya que permite a las empresas gestionar estratégicamente los tiempos y pagar en el momento más conveniente para ellas.

Por otra parte, les permite importar grandes volúmenes de mercancía, ya el ADT permite que puedan ser liberadas escalonadamente. De ese modo, tienen un plazo que puede ser de hasta tres meses para ir pagando las tasas recuperando la mercancía en diferentes fases. Eso supone un importante ahorro en los costes derivados del transporte.

 

Mejoramos la eficiencia de cualquier tipo de almacén

Cualquier tipo de instalación de almacenamiento puede mejorar la gestión de procesos, el aprovechamiento del espacio o la eficiencia del trabajo humano.

Para ello es imprescindible contar con un software específico que centralice todas las operaciones y permita comenzar a controlar adecuadamente toda la información necesaria para un funcionamiento efectivo. Ese software es TWO, un SGA competitivo, fácil de manejar, flexible y escalable.

Cuando quieras, te lo presentamos. Solo tienes que preguntarnos, poniéndote en contacto con nosotros aquí. 

Claves para la gestión de residuos en almacenes

Claves para la gestión de residuos en almacenes

Todos los almacenes y centros de distribución generan desperdicios, en un volumen mayor o menor según la naturaleza de su actividad. Pero hay algo que todos deben hacer, sea cual sea su caso: gestionar esos residuos de la mejor manera posible.

¿Cómo hacerlo? En este post te damos algunas claves. 

 

Gestión de residuos: la importancia de planificar

En muchos almacenes y centros de distribución, especialmente en los más grandes, que constan incluso de varios espacios interconectados, la manipulación de residuos para su correcta eliminación, reutilización o reciclado puede suponer un quebradero de cabeza importante si no se ha hecho una buena planificación desde el principio.

Y decimos desde el principio, porque el mejor momento para plantearse el tema de la gestión de residuos es, sin duda, cuando se planifica el almacén, ya sea para iniciar su construcción, abordar una reforma o añadir una nueva sección a un almacén existente. 

Es en ese momento, cuando se va hacer el diseño o remodelación del layout de la instalación, cuando hay que tener en cuenta cómo se va a planificar la gestión de materiales de desecho.

Lamentablemente, no se hace así en todos los casos, ya que un error habitual tanto en las pequeñas como en las grandes empresas cuando planifican un edificio nuevo o una ampliación es olvidarse de cómo se gestionará el flujo de de estos materiales.

En muchas ocasiones se priorizan otros aspectos y la gestión de residuos queda en un segundo plano, lo que puede ser una fuente de problemas más tarde o hacer necesaria la implementación posterior de soluciones más caras.

Lo ideal es contar con un equipo profesional que desarrolle un diseño integral del proyecto, teniendo en cuenta todos los aspectos que influyen en el funcionamiento diario de la instalación, lo que incluye, obviamente, incluir soluciones para este tema. 

Para ello hay que tener en cuenta qué tipo de mercancías se van a recibir, con qué envases o embalajes y en qué cantidades. Así, se podrán elegir las equipaciones correctas, con la capacidad adecuada para manipular todos los desechos que se produzcan diariamente en el almacén, y con espacio suficiente para que los operarios puedan depositar los residuos en el punto señalado con el mínimo esfuerzo, para poder continuar trabajando.

Si se planifica correctamente la intervención, el almacén tendrá desde el inicio un sistema sostenible y no una solución de última hora que será, con toda probabilidad, más cara y menos eficiente.

 

El plan de gestión de residuos

Un plan de gestión de residuos es un documento que expone cuáles han de ser las medidas a tomar para el almacenamiento temporal y la gestión de los materiales de desecho generados en una empresa.

Tener un plan de gestión de residuos es recomendable para cualquier compañía, no solo para las del sector del almacenamiento y la logística, aunque en estas es especialmente necesario debido al gran volumen de residuos que pueden llegar a generar con su actividad diaria.

Hay que tener en cuenta que la tendencia actual en general, y en concreto en las empresas que operan en cualquier punto de la cadena de suministro, es apostar por lo que llamamos logística verde. 

Cada día es más importante minimizar el impacto de la actividad en el medio ambiente, implantando prácticas sostenibles que permitan hacer un mejor uso de los recursos disponibles.

En este contexto, disponer de un plan de gestión de residuos en el almacén, no solo redunda en un mejor funcionamiento general de la empresa, también ayuda a reducir costes a medio plazo, mejora la calidad del ambiente de trabajo y la salud de las personas trabajadoras, y supone un mejora de la imagen empresarial de cara a clientes y proveedores.

Para elaborar un plan de gestión de residuos es necesario cumplir con estos pasos:

  1. Estudio previo: se deben analizar las necesidades de la empresa, identificar cuáles son los diferentes tipos de residuos que la empresa debe gestionar y en qué volumen. De ese modo se pueden establecer las medidas adecuadas en cada caso.
  2. Legislación: una vez identificados los residuos, es fundamental comprobar cuáles son las normativas aplicables en cada caso, para asegurar que el plan propuesto cumpla con la legislación vigente.
  3. Metas: el plan debe trazar objetivos claros y cuantificables, para poder hacer un seguimiento de la efectividad del plan y su impacto en la gestión integral de la empresa.
  4. Acciones: el plan debe detallar cuáles son las medidas a implementar y cómo hacerlo, de la manera más efectiva posible.
  5. Evaluación: por último, será necesario realizar revisiones periódicas para verificar que el plan de residuos se ejecuta correctamente, detectar puntos mejorables o actualizarlo introduciendo nuevas variables.

 

Te ayudamos a planificar tu almacén 

La mejor forma de evitar errores en el futuro es hacer una planificación correcta desde el principio. De ese modo, se consigue sacar el máximo partido al espacio disponible en el almacén, se alcanza la máxima eficiencia en las operaciones y se saca rendimiento a la inversión realizada.

¿Quieres conseguir esos tres objetivos en tu almacén? Ponte en contacto con nuestro equipo y tracemos juntos un plan de acción para maximizar resultados.

Guía de buenas prácticas para almacenes

Guía de buenas prácticas para almacenes

La gestión de almacenes es el resultado de la suma de muchas acciones y el equilibrio entre todas ellas. Hay que garantizar que haya suficiente inventario, pero tampoco demasiado para no ocupar espacio sin necesidad. 

Hay que conseguir que el inventario sea accesible y a la vez mantenerlo a salvo de hurtos. Hay que trabajar con agilidad, pero sin prisas que aumenten el riesgo de errores y accidentes… 

¿Cómo se consigue que todo salga bien?

Para ayudarte a organizar tu almacén, hemos elaborado una lista de 8 buenas prácticas para conseguir que todo funcione como un reloj.

 

8 buenas prácticas para almacenes eficientes

Como decíamos, un almacén eficiente es el resultado de no una, sino muchas decisiones estratégicas enfocadas a mejorar la operativa, mantener los gastos bajo control, cometer los errores mínimos, trabajar con agilidad, ofrecer confianza a clientes y proveedores.

Aunque cada almacén tiene su propio funcionamiento, hay una serie de características comunes a aquellos más eficientes, y son estas:

 

1. Optimiza el espacio

En un almacén, el espacio es oro, por eso hay que sacarle el máximo rendimiento posible. Es fundamental planificar bien desde el primer momento, con un diseño que permita aprovechar cada centímetro de superficie en horizontal, respetando siempre los espacios necesarios para los desplazamientos y el trabajo de los operarios.

También hay que optimizar el espacio vertical, desaprovechado en muchísimos casos. Los sistemas automatizados de almacenamiento y recuperación son los indicados para ganar espacio útil.

 

2. Almacena con sentido

Un error muy común es organizar el inventario en función del proveedor, colocando juntos todos sus productos. No es así. Lo recomendable es hacer un análisis ABC del inventario para definir cuáles son las diferentes categorías. 

Así se puede identificar cuáles son los productos que interesa colocar en los lugares más accesibles y diseñar la mejor estrategia, que puede ser poner más a mano los productos de mayor rotación, o los de mayor valor, o una combinación de ambos criterios.

 

3. Haz seguimiento de los KPI más importantes

Los KPI te van a dar la información que necesitas para conocer en todo momento si el rendimiento del almacén está en línea con los objetivos marcados.

Revisa los indicadores con regularidad para saber si es necesario hacer ajustes, y cuáles. Es la forma de tener el almacén bajo control y poder tomar decisiones con información real.

 

4. Vigila la seguridad

Que la plantilla trabaje con los EPIs adecuados, tenga la formación necesaria para hacer sus tareas, disponga de apoyos mecánicos suficientes y en buen estado, haga su tarea en un entorno acondicionado y bien señalizado, etc., es clave para la seguridad, que a su vez impacta directamente en la eficiencia.

Los almacenes que no invierten el tiempo o el dinero necesarios para priorizar la seguridad acaban siendo menos productivos, ya que aumenta el número de incidentes y/o accidentes en el lugar de trabajo, y con ellos las bajas, las indemnizaciones y el coste global de los seguros.

 

5. Apuesta por la digitalización de procesos

Tener todavía procesos basados en la hoja impresa y el bolígrafo es un lastre para almacenes que pretenden ser competitivos. 

No es solo el índice de errores, resultado de anotar mal un dato o no compartir un Excel crítico con otro departamento. Es que hoy por hoy no es posible gestionar la complejidad de un almacén con sistemas de recogida y procesamiento manual de datos.

 

6. Automatiza el picking

Un picking improvisado o mal organizado es una fuente interminable de errores y supone un desgaste importante para la empresa. Las confusiones generan excesivas devoluciones, multiplican el trabajo y generan malestar en los clientes.

Hoy en día existen sistemas automatizados de picking adaptables a cualquier tipo de proceso y tamaño de empresa. Por poco que parezca, cualquier proceso que se pueda automatizar multiplicará la eficiencia.

 

7. No descuides el mantenimiento

Tener un plan de mantenimiento preventivo de toda la maquinaria evitará averías y paradas indeseadas para hacer reparaciones. Además, es la forma de alargar la vida de todos los dispositivos y ahorrar dinero.

El mantenimiento también incluye el cuidado de las instalaciones, las reparaciones menores, la limpieza de todo el recinto, la señalización actualizada, etc.

Un entorno bien cuidado repercute en el bienestar y la productividad de los trabajadores.

 

8. Confía en un SGA

Un SGA es imprescindible para integrar en una sola herramienta todas las cuestiones organizativas de un almacén. Se trata de un software especializado, capaz de llevar el control del inventario, hacer seguimiento de la mercancía, gestionar el picking, optimizar el espacio y otras tareas.

En SCM Logística apostamos por TWO, The Warehouse Organizer, un desarrollo propio que ya se ha posicionado como uno de los mejores SGA del mercado actual: intuitivo, eficiente, flexible, escalable.

Si quieres saber más sobre TWO o sobre cualquier mejora que quieras implementar en tu almacén, ponte en contacto con nuestro equipo y respondemos todas tus dudas.

Principales retos de los almacenes de alimentación

Los 6 principales retos de los almacenes de alimentación

Dentro del sector, la logística de los productos alimentarios es especialmente desafiante: regulaciones y normativas, control de las caducidades, almacenamiento en frío, previsión de la demanda… 

A continuación, te detallamos cuáles son los retos más importantes de un almacén de alimentación.

 

Almacenes de productos alimentarios: 6 desafíos a tener en cuenta

Dentro del conjunto de la cadena de suministro que recorre un alimento desde la fase de producción hasta el consumidor final, el almacenamiento constituye un eslabón importante para garantizar la calidad y la seguridad, que se basan en estos 6 pilares:

 

1. Trazabilidad

En cualquier almacén, pero especialmente en uno de productos alimentarios, es imprescindible poder tener una visión completa del histórico de un producto a lo largo de toda la cadena de suministro y saber en todo momento en qué punto se encuentra una mercancía y por qué eslabones o fases ha ido pasando. 

En este caso, de ello depende en buena medida la seguridad alimentaria. Sin un sistema fiable de trazabilidad no es posible saber dónde está cada lote y en qué momento debe ser retirado por ejemplo, porque su fecha de caducidad ha vencido. 

 

2. Inventario

Disponer del stock necesario para satisfacer los pedidos es siempre un reto, más aún teniendo en cuenta que el mercado alimentario se ve afectado por tendencias de consumo que no siempre son fáciles de prever.

Aun así, el almacén que se dedica a este tipo de productos debe tratar de mantener el equilibrio para no quedarse sin mercancía y poder abastecer a sus clientes… pero no acumular demasiada cantidad. El exceso de inventario supone un problema, especialmente tratándose de productos con fecha de vencimiento o una vida útil limitada. 

Si el almacén no consigue tener bajo control la rotación de productos y que la mercancía se venda de una forma fluida dentro de los tiempos marcados, perderá lo invertido.

 

3. Calidad

Los clientes y consumidores son especialmente exigentes con los productos de alimentación. Además, la reputación de las marcas depende de que puedan mantener un alto nivel de satisfacción y generar experiencias positivas para los usuarios. De ahí que mantener unos estándares de calidad elevados sea otro de los grandes retos de los almacenes de este sector.

 

4. Seguridad

Sin duda, el factor más importante es la seguridad, que jamás debe verse comprometida. Más allá del sabor o la presencia, los productos deben ser seguros para el consumo, y ello depende en buena medida de que los procesos de almacenado hayan sido correctos, con condiciones adaptadas a cada tipo de alimento. 

Carnes, pescados, lácteos, frutas y verduras frescas, necesitan almacenaje refrigerado, mientras que con otros productos envasados o empaquetados es prioritario mantener unas condiciones óptimas de humedad.

 

5. Cadena de frío

El control efectivo de la cadena de frío es esencial para preservar tanto la calidad como la seguridad de los productos alimentarios perecederos. 

Es necesario que los almacenes cuenten con infraestructuras adecuadas para el tipo de productos con los que trabajan, con instalaciones de refrigeración y congelación eficientes capaces de mantener la cadena de frío.

Los equipos frigoríficos deben estar monitorizados 24/7 para vigilar cualquier alteración, no sólo en lo relativo a temperatura o el grado de humedad, también hay que tener en cuenta otras variables, como la condensación, consumos, vibraciones, presión o cortes de suministro. Los datos obtenidos han de ser procesados por un software específico.

> Conoce cuáles son los retos del almacenamiento en frío pinchando aquí. 

 

6. Alérgenos

Para cumplir con la legalidad, las industrias alimentarias deben tener implementado un sistema que garantice una correcta gestión de alérgenos en su producción, con protocolos en toda la cadena que eviten la contaminación cruzada. Eso abarca la producción, el envasado, el etiquetado… y también el almacenaje de alimentos. 

El objetivo es minimizar la probabilidad de que, con la manipulación, las trazas de alérgenos se dispersen y puedan contaminar otros productos.

 

TWO, aliado de los almacenes de alimentación

Para la correcta gestión de un almacén de alimentación, contar con un SGA no es una opción, sino una necesidad. 

Un SGA es clave para mantener la trazabilidad. El software permite conocer en tiempo real toda la información del lote, fecha de producción, certificados, variedad del producto, lugar de origen, etc. 

Es esencial para una gestión eficiente del inventario, mejorando la planificación y alineando la oferta y la demanda. Si además incorpora funciones de analítica predictiva, será posible incluso tener en cuenta los datos históricos para hacer previsiones fiables, que permitirá a la empresa estimar el número de pedidos y adelantarse al mercado.

Finalmente, es la garantía para monitorizar todos los procesos de almacenaje y asegurar que cumplen con todas las normativas y regulaciones que imponen las autoridades sanitarias.

En SCM Logística hemos implementado nuestro propio SGA, The Warehouse Organizer (TWO) en multitud de almacenes de distintos sectores, incluido el alimentario. Y, en ocasiones, asumiendo importantes retos. 

Por ejemplo, cuando nos propusieron implementar TWO en una gran empresa alimentaria sin interrumpir la actividad. Lo hicimos en Garcimar, una empresa de congelados y refrigerados. Aquí te contamos los detalles.

¿Quieres conocer más sobre TWO? Ponte en contacto con nosotros y te contamos todo lo que quieras saber.

Realidad aumentada aplicada a la gestión de almacenes

Realidad aumentada y gestión de almacenes: el futuro ya está aquí

Hoy por hoy, no hay sector que no esté buscando constantemente soluciones innovadoras para hacer más, empleando menos tiempo y recursos. Y entre esas soluciones que marcan una diferencia importante, está la realidad aumentada, que ya se abre camino en el área de la gestión de almacenes.

Preparación de pedidos, diseño de las instalaciones, gestión del inventario… La realidad aumentada tiene un enorme potencial para incrementar la eficiencia de un almacén. En este post vamos a explicarte qué es la RA y cómo está mejorando el rendimiento de muchas empresas de almacenamiento.

 

¿Qué es la realidad aumentada aplicada a la gestión de almacenes?

La realidad aumentada es una tecnología que integra elementos virtuales (datos, gráficos, imágenes, sonidos, etc) en un entorno real, de forma que “aumenten” la realidad, es decir, la enriquezcan con información superpuesta que ayuda al usuario.

Si trasladamos esta explicación al almacén, podemos decir que la realidad aumentada crea una capa virtual de información sobre las distintas tareas que se llevan a cabo en la instalación. Esa información ayuda a los trabajadores a llevar a cabo sus funciones de manera mucho más precisa.

Un operario que trabaje utilizando un sistema de realidad aumentada podrá visualizar e interactuar con la información que aparece superpuesta en su entorno físico y que le brinda indicaciones en tiempo real sobre la tarea que tiene que realizar. 

Este tipo de señales visuales sirven, por poner un ejemplo, para guiar con precisión al trabajador hasta la ubicación de un producto, o para hacer el seguimiento de determinada mercancía, todo ello de forma muy precisa, rápida y sin errores.

Para trabajar con un sistema de realidad aumentada y acceder a esas posibilidades que se abren al combinar el mundo real con el digital, es necesario contar con un software específico y con dispositivos o wearables (cada vez más habituales en almacenes inteligentes) capaces de generar esa experiencia. 

Lo más habitual es utilizar gafas para un resultado más inmersivo, pero también es posible interactuar con las distintas capas de información a través de una tablet o un móvil.

 

5 usos de la realidad aumentada en almacenes

A continuación te comentamos cuáles son algunas de las aplicaciones de las tecnologías de realidad aumentada en almacenes.

 

1. Preparación de pedidos

El picking visual con realidad aumentada es uno de los usos más habituales de esta tecnología.

El trabajador puede visualizar en tiempo real, gracias a la información digital superpuesta en sus gafas, los detalles de un pedido, artículos, cantidades, ruta óptima, etc. El dispositivo lo guía hasta la ubicación exacta de cualquier artículo, facilitando la navegación.

 

2. Optimización del layout

Con aplicaciones de realidad aumentada, es posible mejorar la planificación o distribución del almacén, simulando modelos digitales y colocándolos sobre el modelo del espacio real.

Haciendo ese tipo de simulaciones previas, se evitan movimientos innecesarios, pruebas y costosos experimentos.

La realidad aumentada permite visualizar distintas configuraciones, probar virtualmente su capacidad de almacenamiento y decidir cuál es óptima, antes de llevar a cabo los cambios físicamente.

 

3. Mantenimiento y reparación

Los dispositivos de realidad aumentada pueden ser también una herramienta útil para los encargados del mantenimiento de los equipos, ayudándoles a identificar y evaluar problemas o avisando de qué acciones de mantenimiento es necesario llevar a cabo y cuándo. 

Los técnicos pueden recibir en sus dispositivos una “capa” de información con diagramas de los equipos e instrucciones específicas que agilicen todos los procesos de mantenimiento y reparación.

 

4. Formación de trabajadores

Las operaciones de almacén son cada vez más especializadas y se necesitan trabajadores cualificados. La realidad aumentada es una herramienta útil también para facilitar el proceso de capacitación, gracias a la posibilidad de crear experiencias de formación altamente interactivas, intuitivas y envolventes.

Dado que la realidad aumentada es capaz de recrear escenarios del mundo real, los formadores pueden hacer simulaciones de todos los procesos, guiando a los alumnos a través de operaciones básicas como la preparación de pedidos, la manipulación de equipos y la gestión de inventarios.

De ese modo, se reducen los tiempos dedicados a la formación y se agiliza el proceso de incorporación del nuevo personal, o se facilita que los trabajadores en activo puedan perfeccionar sus habilidades. 

 

5. Más seguridad

La seguridad en los almacenes es de vital importancia. Con operarios manejando maquinaria pesada, mercancía apilada en estanterías altas, tránsito intenso en los pasillos, etc., es necesario extremar precauciones para que no se produzcan accidentes. 

La realidad aumentada también puede aplicarse en este terreno y mejorar los protocolos de seguridad. ¿Cómo? Superponiendo información preventiva, advertencias de peligro y directrices sobre equipos directamente en el campo de visión del trabajador. También, información sobre procedimientos o avisos sobre zonas restringidas.

 

Modernizar tu almacén, nuestro objetivo

La realidad aumentada ha dejado de ser una novedad o un concepto futurista. Es una herramienta más al servicio de la gestión de almacenes, si se utiliza en el escenario apropiado y se implementa adecuadamente, teniendo en cuenta la integración con los sistemas de software existentes y haciendo una correcta estimación de costes.

¿Te gustaría saber si es una solución adecuada para tu proyecto? Te invitamos a que te pongas en contacto con nosotros y consultes todas tus dudas. Te asesoramos sin compromiso.

Marcas de suelo en almacenes: por seguridad y por efectividad

Marcas de suelo en almacenes: por seguridad y por efectividad

Las marcas en el suelo son una forma efectiva de dividir espacios y crear áreas visuales dentro del almacén. Este tipo de señalización se utiliza para delimitar zonas o puestos de trabajo, dirigir el tránsito de personas y maquinaria, señalar peligros o transmitir información de seguridad. Son, por tanto, muy útiles para facilitar la navegación y hacer que el trabajo sea más eficiente.

En este post queremos contarte por qué es importante el marcado del suelo del almacén, cuáles son las formas de señalización más utilizadas y qué aspectos debes tener en cuenta.

 

¿Qué es la señalización de suelos de almacenes y cuáles son sus ventajas?

La señalización de suelos de almacenes es el proceso de marcado de superficies para crear indicaciones visuales de distinto tipo. Las marcas sirven para dividir el espacio, señalar potenciales peligros, delimitar puestos de trabajo, organizar los desplazamientos separando el tráfico peatonal del de vehículos, proteger las zonas de servicio, etc. 

De forma resumida, un sistema de señalización bien diseñado tiene estas ventajas:

  • Promueve la eficiencia del almacén: las marcas en el suelo ayudan a identificar rutas internas o los pasos que debe seguir un determinado proceso, de forma que los trabajadores puedan hacer las tareas con más agilidad.
  • Mejora la organización: Las señales numeradas en el suelo de los pasillos, letras o símbolos para indicar secciones… dividen espacios y facilitan la localización de artículos, son fáciles de ver y no estorban a los trabajadores a la hora de llevar a cabo las tareas. 
  • Aumenta la seguridad: las señalizaciones se utilizan tanto para advertir sobre peligros potenciales como para identificar las rutas de evacuación o las salidas de emergencia. Muchas son reflectantes, para ser útiles incluso en caso de apagón.
  • Dirige el flujo y la velocidad del tráfico: las flechas de señalización, por ejemplo, garantizan que los vehículos se desplazan en la misma dirección por un pasillo, disminuyendo el riesgo de accidente.

La señalización del suelo no es aleatoria, está recogida en la legislación europea y se complementa con la normativa española establecida en el RD 485/1997, donde se especifican los tipos de señalización a utilizar, las distancias a las que deben colocarse, las separaciones recomendadas y otros aspectos.

En cuanto a los colores a utilizar, la norma contiene estas indicaciones genéricas:

  • El rojo indica prohibición o peligro
  • El amarillo indica advertencia o precaución.
  • El azul indica obligatoriedad.
  • El verde indica normalidad, seguridad o autorización.

Como ves, el suelo sirve para mucho más que para caminar. En los almacenes, ofrece una interesante oportunidad para mejorar la comunicación visual, la organización y la seguridad. 

>> Aprende más sobre seguridad aquí: riesgos más frecuentes en el almacén.

 

Los 2 tipos de marcas para suelos más habituales

Existen distintas opciones de marcado de suelos entre las que elegir. Por lo general, cada opción se utiliza en áreas diferentes o para lograr objetivos distintos. Conocer todas las posibilidades disponibles para su uso en un almacén es un buen punto de partida para cualquier estrategia de marcado de suelos.

 

1. Adhesivos de marcaje

Es una de las opciones más populares. Se fabrican con materiales resistentes al desgaste y la abrasión, incluido el tránsito de vehículos. Son antideslizantes, resistentes al agua y a la exposición solar. Tienen una buena adherencia al suelo y pueden durar años, antes de tener que sustituirlos. 

Otra ventaja de utilizar adhesivos es que son asequibles, fáciles de instalar y, en caso necesario, pueden retirarse sin problemas. Por esas razones es probablemente el método de marcaje más utilizado en almacenes.

Hay diferentes tipos. Los más habituales son los rollos de cinta de marcaje, o los adhesivos con formas simbólicas como círculos, huellas o flechas. Por ejemplo, un círculo en el suelo puede indicar el lugar donde colocar algún elemento, mientras que las huellas o flechas señalan la dirección de la navegación o cómo dirigirse a una salida de emergencia.

 

2. Pintura epoxi

Se aplica directamente sobre el suelo de la instalación, y es una opción más duradera que la cinta adhesiva. La pintura epoxi es resistente a los productos químicos y a la abrasión, lo que la hace ideal para su uso en almacenes y otras instalaciones industriales.

Hay que tener en cuenta que suele ser una opción más cara y de aplicación algo más compleja que la cinta adhesiva, ya que requiere más tiempo y esfuerzo.

 

Asegúrate de que tu almacén es eficiente y seguro

Las marcas en el suelo del almacén pueden mejorar el rendimiento a todos los niveles, pero solo si se implementan siguiendo una estrategia. Si no es así, el marcaje puede incluso generar más problemas de los que soluciona.

¿Cómo hacerlo? Pues como cualquier aspecto a mejorar, consultando con los mejores en cada área. En este caso, podemos asesorarte con todo lo relacionado con el layout de tu almacén, para que cada cambio sea el que realmente tu negocio necesita. 

¿Te contamos más? Ponte en contacto con nosotros y te asesoramos sin compromiso.

Qué es un depósito aduanero

Depósito aduanero: qué es y cuál es su utilidad

Un depósito aduanero es un tipo de almacén muy específico utilizado en el comercio internacional. Se trata de un espacio supervisado por las autoridades aduaneras donde es posible guardar la mercancía temporalmente, sin pagar impuestos o aranceles.

La existencia de este tipo especial de almacenes permite que las mercancías puedan permanecer almacenadas y custodiadas hasta que cumplan los requisitos para ser derivadas a su destino final. Eso aporta flexibilidad a las empresas que comercian internacionalmente, ya que les facilita la gestión de la cadena logística y les permite ahorrar costes.

A continuación, te explicamos cómo funcionan y cuáles son sus características. 

 

Qué es un depósito aduanero: esta es su principal ventaja

Un depósito aduanero es una instalación autorizada por las autoridades aduaneras de un país para el almacenamiento temporal de mercancías mientras se realizan los trámites aduaneros correspondientes. 

La ventaja más importante es que la mercancía que se almacena en estos depósitos, que puede ser tanto comunitaria como no comunitaria, permanece bajo un régimen especial de depósito y no paga impuestos de importación hasta que se tramite su asignación a un régimen definitivo. 

Es decir, se puede aplazar el pago del IVA y otros aranceles, que deberán ser abonados para la retirada de la mercancía. 

Eso permite a las empresas gestionar mejor su stock y organizarse estratégicamente para afrontar el pago de impuestos de la manera más conveniente para ellas. 

De forma simplificada, existen dos tipos de depósito aduanero: de titularidad pública o privada. Los depósitos aduaneros públicos pueden ser utilizados por cualquier empresa que lo solicite, mientras que los depósitos aduaneros privados son para uso exclusivo de la empresa propietaria, titular del almacén.

Pongamos un ejemplo para entender mejor la utilidad del depósito aduanero. 

Imaginemos que una empresa española hace un pedido a China de 10.000 unidades de un nuevo modelo de patinete eléctrico. El fabricante hace el envío por vía marítima y, cuando la mercancía llega a puerto, pasa a un depósito aduanero autorizado en la zona portuaria. 

De ese modo, la empresa importadora tiene un tiempo para presentar la documentación necesaria, facturas de compra, detalles de la mercancía y documentación requerida por las autoridades. 

En paralelo las autoridades aduaneras pueden llevar a cabo inspecciones para asegurarse de que los productos importados cumplen con las normativas locales, así como con los estándares de calidad y seguridad.

Cuando las verificaciones estén listas, se inicia el proceso de pago de los impuestos y aranceles correspondientes, paso previo a que la mercancía pueda ser definitivamente liberada y continúe viaje hacia su destino, que puede ser quedarse en el país, reexportarse a un tercero o ser devuelta al país de origen.

En cualquier caso, este tipo de almacén, el depósito aduanero, juega un papel crucial a la hora de facilitar las operaciones comerciales internacionales, por la flexibilidad que ofrece a los importadores y exportadores en términos de planificación logística y fiscal.

 

¿Qué es el régimen aduanero?

Es el conjunto de normas aplicable a cualquier mercancía que pasa por una aduana, en función de la legislación vigente en cada país. En la UE existen 3 tipos de régimen aduanero:

  • De importación
  • De exportación
  • Regímenes especiales

Es en este tercer apartado donde se encuadra el depósito o almacenamiento, que puede ser a su vez de dos tipos: zona franca o depósito aduanero, que es del que nos ocupamos en este post.

 

Otras ventajas que ofrecen los depósitos aduaneros

Además de la flexibilidad para el pago de impuestos, otros beneficios interesantes son: 

  1. Almacenamiento a largo plazo: las mercancías pueden permanecer en el régimen de depósito aduanero hasta un año, antes de decidir su destino final, esto supone una ventaja importante frente al Almacén de Depósito Temporal (ADT), otro tipo de recinto que habitualmente se confunde con el depósito aduanero y cuya limitación temporal es de 90 días.
  2. Facilitación de trámites: las mercancías pueden almacenarse mientras se completan los procesos necesarios para su entrada en el país.
  3. Seguridad aduanera: los depósitos aduaneros están sujetos a un estricto control por parte de las autoridades aduaneras para garantizar que las mercancías almacenadas cumplan con las regulaciones y normativas establecidas. Esto puede incluir inspecciones periódicas para verificar la conformidad y la integridad de las mercancías.
  4. Disponibilidad de stock: muchas empresas importadoras utilizan este tipo de almacén para tener mercancía cerca y poder disponer de ella rápidamente cuando la necesiten. Eso supone una tranquilidad extra, de cara a evitar roturas de stock, y permite dar un mejor servicio al cliente.
  5. Posibilidad de liberación parcial de la mercancía: no es imprescindible retirar toda la mercancía a la vez (pagando las correspondientes tasas), sino que se pueden hacer retiradas parciales, en función de la venta, de forma que el pago de impuestos se haga de forma más equilibrada. 

Debido a estas y otras ventajas, el depósito aduanero es un tipo de almacenamiento estratégico para empresas que se dedican al comercio internacional de mercancías.

 

¿Tienes un almacén? Te ayudamos a sacarle todo el partido

En SCM Logística somos especialistas en la optimización de almacenes. Contamos, además, con una gran herramienta, nuestro SGA TWO, The Warehouse Organizer.

Detectar errores recurrentes, eliminar cuellos de botella, proponer automatizaciones adaptadas a cada necesidad… ¿Quieres mejorar tu almacén? Ponte en contacto con nuestro equipo y te asesoramos sin compromiso.