Logística Tradicional

Logística tradicional: cómo ganar eficiencia sin rehacer todo el sistema de almacenaje

El almacenaje logístico ha cambiado significativamente en los últimos años. La nueva realidad  da lugar a automatizaciones y sistemas de almacenamiento con niveles de eficiencia que hace una década eran impensables en la logística tradicional.

Sin embargo, para subirte al carro de la innovación no es necesaria una transformación radical de tu almacén.

Según la superficie y tipo de mercancía que albergue, puedes combinar diversos tipos de almacenaje (incluso los más tradicionales) y grados de automatización, y ganar rapidez en la preparación de envíos.

Tipos de logística tradicional, y cómo mejorar su productividad

Las estructuras de almacenaje tradicionales son aún las más habituales en muchos negocios.

Para aumentar su eficiencia pueden ser utilizadas de modo independiente o combinadas con sistemas automáticos, según las necesidades de cada caso.

Veamos los tipos más habituales:

Estantería tradicional

Es la estantería de toda la vida. Actualmente puedes combinar esta estructura con ciertas soluciones de identificación y codificación -como códigos de barras, códigos bidimensionales (datamatrix/QR) o RFID, sistemas de picking-, y así mejorar la eficiencia en las operaciones.

No es la opción que mejor optimiza la superficie de almacenaje y no permite la salida por FIFO. Sin embargo, es el sistema de gestión de almacenes más utilizado cuando se quiere tener acceso unitario a la mercancía paletizada.

Estantería móvil

Este tipo de estantería se mueve lateralmente sobre unos raíles, desplazando a las demás estanterías para dejar visible la que se ha seleccionado.

Así, permite acceder a las cajas o palets que deseas manipular, ocupando menos espacio de almacenamiento. A pesar de ser menos ágil y más difícil el control de inventarios, este sistema  rentabiliza mejor el espacio disponible que las estanterías tradicionales.

Estantería tipo drive-in

Es un sistema compacto para gran volumen de almacenaje de las mismas referencias, que ofrece un gran control de entradas y salidas.

Esta solución permite su conducción por dentro de la estantería, de ahí su nombre en inglés. De ese modo puedes acceder a  un producto de la estantería con una máquina retráctil, aprovechando así al máximo el espacio de almacenamiento en altura, reducir los pasillos de trabajo y en general ganando espacio útil.

Estantería cantiléver

Estas estructuras están diseñadas para el almacenaje de unidades de carga de gran longitud. Consiste en diversas barras sobresalientes de la estructura sobre las que se cuelga material alargado.

Si tienes que almacenar materiales como perfiles metálicos, tubos, molduras, tableros de madera, planchas metálicas o de plástico, este es el sistema adecuado.

Estanterías para estibas

Permiten la colocación y distribución de las mercancías en el suelo de una unidad de transporte de carga (UA/SSCC), ya sea una caja, un contenedor o un vehículo de transporte.

¿Debo renunciar a la logística tradicional para mejorar el almacén?

En nuestra experiencia, no siempre es necesario. No existe una única opción óptima para cada caso o almacén.

Tener un buen sistema logístico depende de factores tan variables como:

  • Las necesidades de la empresa
  • El espacio de almacén
  • El tipo de mercancía
  • El presupuesto disponible

A menudo la combinación ganadora es aquella que utiliza varios sistemas simultáneamente.

Aún en el caso de contar con estanterías tradicionales, se pueden implementar soluciones tecnológicas específicas para logística, que permiten ganar eficiencia y competitividad.

¿Cómo optimizar el almacenaje en tu empresa?

Lograr un nuevo almacenaje logístico implica optimizar tu almacén. Si ese es tu objetivo, en SCM Logística te recomendamos seguir estos pasos:

  1. Haz un análisis de los procesos actuales, los sistemas de almacenaje que estás utilizando ahora y las características o necesidades de tus almacenes.
  2. Ahora ya puedes detectar posibles mejoras de operativa y almacenaje en tus almacenes o centros logísticos.
  3. Compara las diferentes soluciones disponibles e identifica qué sistemas de almacenaje te conviene más aplicar en tus almacenes. Probablemente sea una combinación de varios.

Por lo tanto, lo más importante es hacer un buen análisis de qué sistemas encajan mejor en función de cada almacén y necesidades corporativas concretas.

Y si se puede aprovechar la estructura ya existente, ¿por qué no hacerlo?

¿Quieres saber qué soluciones de almacenaje logístico te conviene más aplicar para mejorar la gestión de tu almacén? En SCM Logística te ayudamos a elegir  la combinación de sistemas que incrementen la eficiencia de tu empresa, adaptándonos a tu situación.