Inventario estacional

Inventario estacional: 5 claves de gestión

En determinadas fechas del año, las empresas de almacenamiento tienen que tener especial cuidado con la gestión del stock. Se trata de periodos en los que se espera una demanda significativamente mayor de ciertos productos debido a eventos predecibles, como las festividades, las temporadas de vacaciones, inicio de curso o eventos deportivos. En esos casos, hablamos de inventario estacional.

¿Cómo se gestiona este tipo de inventario ? A continuación te damos algunas claves.

 

¿Qué es el inventario estacional?

Es el inventario cuya demanda tiene picos muy marcados a lo largo del año. 

Muchos artículos tienen una demanda regular y estable. Otros, sin embargo, sufren fuertes subidas y posteriores bajadas, en función de distintos factores. 

En general, salvo cambios puntuales en las tendencias de consumo, se trata de cuestiones predecibles y es posible tener el almacén preparado con inventario estacional, de forma que se pueda garantizar suficiente disponibilidad de productos para satisfacer la demanda durante los periodos álgidos, por ejemplo:

  1. Festividades: hay fechas señaladas en el calendario que todos los años se repiten, como Navidad, Halloween, el día de San Valentín. Los almacenes tienen que tener previsión de juguetes, decoraciones temáticas, disfraces o flores. 
  2. Temporadas: aunque el sector de la moda tiende a desestacionalizarse en los últimos años, aún hay que tener en cuenta las dos temporadas principales, primavera-verano y otoño-invierno, con su inventario correspondiente.
  3. Eventos deportivos: un partido importante, un mundial, los Juegos Olímpicos… Los almacenes deben proveerse de camisetas, artículos de merchandising, souvenirs, etc.
  4. Inicio del curso escolar: durante unas semanas, es necesario tener stock disponible de uniformes, libros, mochilas y todo tipo de material escolar
  5. Descuentos especiales: como Black Friday, Cyber Monday o las rebajas de final de temporada. Las fechas donde se lanzan ofertas masivas también necesitan una buena gestión de inventario para que no se produzcan roturas de stock

Pero aunque generalmente estos picos de demanda se pueden prever, aun así la gestión del inventario estacional supone un reto enorme de organización para los almacenes. Veamos cómo abordarlo.

 

¿Cómo se gestiona de manera eficiente el inventario estacional?

La gestión eficaz del inventario estacional es crucial para evitar la escasez de productos durante los picos de demanda y, al mismo tiempo, minimizar los costos asociados al almacenamiento de inventario adicional

Por lo tanto, implica una planificación cuidadosa y un equilibrio entre la demanda estacional y la capacidad de almacenamiento disponible. Es importante tener en cuenta estos 5 aspectos:

 

1. Planificación anticipada

Hay que conocer el histórico de las ventas y los indicadores de los años anteriores. De ese modo, se puede hacer una previsión bastante ajustada del inventario que se va a necesitar durante los picos de demanda.

Para hacer un pronóstico, también hay que tener la vista puesta en otros factores, desde las tendencias del mercado hasta las previsiones meteorológicas: ¿se avecina una ola de frío? Habrá más demanda de ropa de abrigo.

 

2. Almacenamiento eficiente

Asegúrate de organizar el almacén de manera que los productos estacionales estén fácilmente accesibles durante el período de mayor demanda.

Para tener la seguridad de que tu almacén está preparado, lo interesante es contar con sistemas de almacenamiento eficiente, como estanterías móviles u otras automatizaciones que permitan sacar el máximo rendimiento del espacio disponible.

 

3. Cadena de suministro

También es importante coordinarse con proveedores y fabricantes, para estar seguros de que pueden abastecer el almacén con más mercancía en el caso de que sea necesario.

Considera la posibilidad de tener múltiples fuentes de suministro. Así, si un proveedor falla, tienes más recursos para no romper la cadena en caso de problemas con un proveedor.

 

4. Rotación de inventario

Según las características particulares de cada almacén, puede ser recomendable implementar una política específica de gestión de inventario (FEFO, FIFO o LIFO). La prioridad, en la mayoría de los casos, es evitar que los productos estacionales que no se han vendido un año se almacenen para el siguiente, salvo que no haya problema de caducidades, deterioro o modas.

Si quedan existencias al final de la temporada, puedes usar estrategias de liquidación, como descuentos significativos, para vender los productos restantes y liberar espacio para nuevos inventarios.

 

5. Analiza y aprende

Un sistema de gestión de inventario puede ayudarte muchísimo a saber qué mejorar de cara a próximas campañas. Saca conclusiones después de cada temporada para mejorar la gestión futura. 

Para eso, el primer paso es contar con un SGA eficiente, como The Warehouse Organizer (TWO) que te permita llevar un control del stock en tiempo real. A partir de ahí, la analítica predictiva puede convertirse en una gran aliada para mejorar la gestión del inventario estacional.

 

SGA TWO, el primer paso para automatizar la gestión del inventario

No solo es importante implementar un SGA, lo fundamental es elegir uno eficiente, con capacidad de adaptación a todos los escenarios y con flexibilidad para crecer cuando tu almacén lo necesite.

Exactamente eso es lo que puedes obtener con TWO, nuestro software de gestión de almacén, uno de los más eficientes que puedes encontrar ahora mismo en el mercado. 

Podemos contarte más, solo necesitamos que nos preguntes. ¿Hablamos?

No se pueden hacer más comentarios en esta entrada.