Mantenimiento almacén

¿Es importante tener un plan de mantenimiento preventivo en tu almacén?

El sentido común ya indica la respuesta: sí, un plan de mantenimiento preventivo es importante para que, tanto la maquinaria como las instalaciones de tu almacén, estén siempre en perfectas condiciones.

Un mantenimiento bien diseñado y ejecutado es clave para evitar deterioros del material, averías e incluso accidentes en el lugar de trabajo. 

Preserva la inversión que hayas realizado y aleja las temidas paradas de actividad para solucionar problemas que, con un mantenimiento adecuado, seguramente no habrían llegado a producirse.

Por tanto, estarás de acuerdo con nosotros en que hacer un mantenimiento preventivo puede ahorrarte problemas… y dinero.

Pero, para que de verdad funcione, tiene que estar perfectamente sistematizado e incluido como una tarea más en la organización de tu empresa.

¿Vemos en qué consiste?

 

Importancia del mantenimiento industrial

¿Cuál es la vida útil de la maquinaria que tienes en tu almacén? Estanterías industriales, carretillas elevadoras, transpaletas, apiladoras, miniloads… Salvo accidente, en la mayoría de los casos su operatividad depende de si se lleva a cabo o no un buen mantenimiento.

Y lo mismo podemos decir de las instalaciones: los muelles de carga y descarga, las zonas de preparación de pedidos. Desde los sistemas de ventilación hasta los equipos informáticos, todo necesita mantenimiento.

Porque mucho mejor que resolver problemas es anticiparse a ellos. Y mantener todos los sistemas, dispositivos y maquinaria en buen estado, no solo evita la mayoría de averías, roturas o desgastes (más los costes de los reparación de los daños que se hayan podido producir) sino que es además la forma más sensata de proteger la inversión que has hecho.

Bien, pues a pesar de todos esos puntos a favor, que son además de pura lógica, no siempre se le presta la debida atención al mantenimiento preventivo del almacén. 

De hecho, la mayoría de las empresas aplican un mantenimiento correctivo, que es aquel que se pone en marcha después de que ya se ha detectado una avería, para reparar y paliar el daño causado.

 

Ventajas de tener (y ejecutar) un plan de mantenimiento preventivo

Para que no te queden dudas, te lo resumimos. Un plan de mantenimiento preventivo beneficia a tu empresa de muchas maneras. Estas son sus ventajas:

  • Más capacidad operativa del almacén, sin pérdidas de producción.
  • Más calidad en todos los procesos y mejor servicio al cliente.
  • Menos gastos en reparaciones y reposición de piezas o maquinaria.
  • Más seguridad para los trabajadores en el entorno laboral.
  • Mejor control del impacto ambiental de la actividad.

Dicho esto, ¿qué tienes que tener en cuenta para trazar tu plan? Vamos a verlo en el siguiente punto.

 

Cómo trazar un plan de mantenimiento preventivo en 3 pasos

La clave de un mantenimiento preventivo es que sea planificado y, además, sostenido en el tiempo.

La mejor forma de gestionar un plan de mantenimiento preventivo es vincularlo al ERP de la empresa. De ese modo se puede sistematizar el plan, llevar un control total de todas las acciones y medir los resultados.

Para que visualices el proceso, Te lo resumimos en 3 pasos:

 

1. Trazar metas

En líneas generales, el objetivo de un plan de mantenimiento preventivo es reducir el número de fallos y minimizar su impacto en la actividad de la empresa. 

Pero si queremos que el plan resulte eficaz, es importante ir más allá y concretar.

Para hacerlo es necesario establecer parámetros medibles, o KPI (Key Performance Indicators) y fijar los objetivos del plan basándose en ellos. 

Solo midiendo resultados es posible saber si el plan está dando frutos o es necesario hacer ajustes.

 

2. Crear protocolos

Una vez establecidos los objetivos, hay que hacer un inventario de toda la maquinaria y equipos que necesitan mantenimiento, especificando sus repuestos y consumibles en función de las indicaciones del fabricante y los consejos de los técnicos.

También se determinarán las tareas que hay que llevar a cabo, en qué orden y quiénes son los responsables. 

Por último, se debe establecer la periodicidad de las tareas de mantenimiento en un calendario de actividades. 

 

3. Integrar el plan en el ERP

Lo más recomendable para que el plan de mantenimiento preventivo sea realmente eficaz es integrar un módulo de mantenimiento en el ERP de la empresa. 

De ese modo se puede tener el control total de las acciones que se deben llevar a cabo. Y todo ello de forma automatizada, gestionada por el ERP.

Como seguramente sabes, uno de los mayores fabricantes de software ERP del mundo es SAP, que dispone de un módulo SAP PM enfocado a la planificación y gestión de los procesos de mantenimiento de cualquier organización, incluyendo, por supuesto, la gestión de almacén. 

Así, se pueden estandarizar todos los procesos y no depender de los sistemas en papel -muy ineficaces-, ni de sistemas de control informático aislados.

 

Mejora el funcionamiento de tu almacén con un plan de mantenimiento preventivo

No esperes a que surjan los problemas para solucionarlos. Si quieres adelantarte a ellos, prolongar la vida útil de todos tus activos y reducir al mínimo las incidencias, tener un plan de mantenimiento preventivo es fundamental.

¿Te ayudamos a crearlo? Nuestro equipo estará encantado de asesorarte. Solo tienes que ponerte en contacto con nosotros y ¡empezamos a trabajar para mejorar tu almacén!