Estanterías para almacén

Estanterías para almacén: estas son las 5 que tienes que conocer

Algo esencial para el buen funcionamiento de cualquier almacén es invertir en un sistema de almacenamiento adecuado, adaptado a su actividad. Por eso, un buen diseño debe contemplar la elección del tipo de estantería, entre los distintos modelos que existen en el mercado.

Las estanterías son fundamentales para que la empresa sea eficiente y logre reducir tanto los tiempos de entrega, como los accidentes o el deterioro de mercancías.

Por eso hoy queremos hablarte de estanterías industriales: cuáles son los tipos de estantería más comunes y sus características. 

 

Estanterías industriales, una pieza clave para tu almacén

Las estanterías utilizadas con fines industriales están pensadas para durar más, soportar el uso intensivo, facilitar el almacenamiento de mercancías y su manipulación. 

Por eso es tan importante acertar con la solución de almacenamiento adecuada en cada caso. Que sean duraderas, que se instalen fácilmente y que ofrezcan cierta flexibilidad.

Hoy en día existen en el mercado una amplia gama de sistemas de almacenamiento: 

  • desde los más sencillos, utilizados para mercancías de pequeño peso y volumen que se pueden movilizar manualmente.
  • hasta los sistemas más sofisticados de los almacenes autoportantes, en los que las estanterías forman parte del armazón, es decir, son componentes estructurales del mismo almacén. 

Pero para que tengas una visión general, hoy queremos presentarte los tipos de estantería industrial más utilizados, y los que más fácilmente se pueden encontrar en un almacén.

 

1. Estanterías de palets

Son las más convencionales, el tipo de almacenamiento más común para guardar el inventario paletizado (también en cajas u otros contenedores).

Este sistema permite aprovechar al máximo el espacio vertical, colocando los palets en filas horizontales y en varios niveles de altura.

Los estantes deben ser adaptables al tamaño y peso de las mercancías, a las que se accede con carretillas elevadoras si la altura lo requiere.

Es un tipo de estantería con estructura de acero, fácil de limpiar, recomendable para almacenamiento general y comercio minorista.

 

2. Estantería de doble profundidad

Es una variante de la anterior. Se crea colocando una fila de estanterías de palets detrás de otra, una manera económica y efectiva de aumentar el espacio disponible. 

Al almacenar los palets con doble profundidad, no es posible tener acceso a toda la mercancía. Es necesario utilizar carretillas elevadoras para retirar la carga ubicada en la parte frontal y alcanzar los palets almacenados en la parte de atrás. 

 

3. Estantería drive in/drive through

Se utilizan cuando es necesaria mayor densidad de almacenamiento, ya que reducen el espacio destinado a pasillos y aumentan el de almacenaje, con estanterías que pueden tener hasta seis o incluso más palets de profundidad.

En el caso de la modalidad drive in, existe una sola entrada o salida para la mercancía. Cuando se completa el espacio disponible, el último palet almacenado es el primero en salir. Se utiliza, por tanto, en almacenes gestionados con el método LIFO (last in, first out), que trabajan con mercancías no perecederas. 

En cambio, en la modalidad drive through, hay una entrada y una salida separadas, con sendos pasillos de acceso diferenciados. De ese modo, el primer palet almacenado es también el primero que sale. Son los indicados para almacenaje con el sistema FIFO (first in, first out), utilizados por ejemplo para gestión de perecederos.

Este sistema se recomienda para almacenaje de grandes volúmenes de productos similares, mercancías congeladas o refrigeradas y productos de alta rotación.

Te recomendamos leer más sobre las distintas técnicas de gestión de almacén y control de stock: FEFO. LIFO y FIFO. 

 

4. Estanterías dinámicas 

Son estanterías con una leve inclinación, de forma que aprovechan la gravedad para facilitar el flujo de mercancías. 

Son de dos tipos fundamentalmente, según estén indicadas para almacenes gestionados con un método u otro.

  • Para el método LIFO: son estantes dinámicos con una sola entrada, similares a los estantes drive in pero aprovechando también la fuerza de la gravedad. Cuando se introduce un palet, este empuja a los otros hacia el fondo, y cuando se retira ese primer palet los demás se deslizan hacia delante. De ese modo, mejoran el aprovechamiento del espacio.
  • Para el método FIFO: los palets se colocan en la parte superior y se retiran en el extremo inferior, un sistema de dos entradas con el que es posible duplicar o incluso triplicar la capacidad de almacenaje, en comparación con los sistemas convencionales o los estantes drive through.

 

5. Estanterías cantilever (en voladizo)

Es la ideal para almacenar artículos largos y voluminosos, como tuberías, rollos de alfombra, madera, textiles, perfiles metálicos, etc.

La estructura es bastante sencilla. Son columnas de gran altura con “brazos” en voladizo en los que descansa la mercancía. Son fáciles de montar, versátiles (se pueden ajustar a las distintas longitudes de la mercancía) y tienen mucha capacidad de carga.

 

Diseña tu almacén con el tipo de estantería que necesitas

Hacer un buen layout o diseño de almacén requiere contar con profesionales con los conocimientos técnicos necesarios para sacar el máximo partido al espacio disponible. 

Si vas a construir un nuevo almacén o necesitas optimizar las dependencias del que ya tienes, consúltanos. Nuestro equipo te planteará el mejor diseño posible, ajustado a tus necesidades logísticas actuales y preparado para crecer cuando lo necesites.