Qué es un operador logístico

¿Qué son los operadores logísticos y qué pueden hacer por tu empresa?

El funcionamiento de la cadena de suministro no puede entenderse sin la participación, en mayor o menor medida, de los operadores logísticos. Cualquier empresa que se dedique a la comercialización de mercancías necesita su colaboración para cubrir distintas funciones.

Para las empresas, la subcontratación de determinadas funciones de la cadena de suministro, delegando en operadores externos, es una decisión estratégica importante. 

Por eso en este post queremos explicarte qué es un operador logístico y qué tipos existen, así como algunas claves a tener en cuenta a la hora de elegir la mejor opción para tu empresa. 

 

¿Qué es un operador logístico? 

Un operador logístico es una empresa especializada que se ocupa de gestionar procesos de la cadena de suministro de otra empresa. 

Dicho de otro modo, es un proveedor de servicios logísticos a terceros que asume más o menos funciones en función del tipo de operador de que se trate. Para prestar esos servicios, debe contar con la infraestructura necesaria o encargarse de gestionar la subcontratación a terceros, si fuese necesario. 

Muchas empresas se plantean la posibilidad de externalizar procesos, entre ellos, contratar a un operador logístico al que derivar determinadas tareas. Especialmente cuando son empresas en fase de crecimiento, se encuentran con que encargarse de gestionar internamente de las actividades logísticas ya no resulta operativo, porque consume demasiados recursos que son necesarios para el desarrollo de su actividad principal.

Pero un operador logístico también puede ser necesario cíclicamente, en momentos en los que se prevé un aumento de la demanda que supera la capacidad de gestión de la empresa, o para afrontar picos inesperados que requieren unos recursos de los que la compañía no dispone. 

En esos momentos se debe analizar la posibilidad de subcontratar los servicios logísticos, parcialmente o en su totalidad, para mantener la calidad del servicio. 

Un caso muy habitual es el de la empresa que cuenta con un pequeño almacén que, ante al aumento de pedidos, resulta insuficiente y se encuentra desbordado, con todos los inconvenientes que eso supone en el día a día. 

En ese momento se plantean: ¿qué es mejor, adquirir un espacio mayor, acondicionarlo y gestionarlo, o bien contratar a un operador logístico que se ocupe del almacenamiento, mientras la empresa se centra en su actividad principal?

La misma pregunta se plantea con el transporte, el packing de productos y otras tareas logísticas necesarias para la actividad. Como ves, delegar en terceros este tipo de funciones es una decisión empresarial importante que debe tomarse tras analizar a fondo la estrategia empresarial en cada caso.

 

Estos son los 5 tipos de operador logístico

Como te explicamos en el punto anterior, existen distintos tipos de operadores según las funciones que asuman. Son estos:

  1. 1PL o First Party Logistics: también se conocen como operadores logísticos primarios, solo se encargan del transporte y distribución de la mercancía de sus clientes.
  2. 2PL o Second Party Logistics: transportan la mercancía y la almacenan el tiempo que sea necesario. Son los dos niveles más básicos de externalización.
  3. 3PL o Third Party Logistics: además de lo anterior, el 3PL asume la responsabilidad de la gestión del almacenamiento. Se encarga del control del stock, la preparación de los pedidos y la coordinación de los transportes. En algunos casos, puede incluso asumir tareas de atención al cliente y gestión de devoluciones.
  4. 4PL o Fourth Party Logistics: es un paso más de responsabilidad en la cadena logística, que implica hacerse cargo de labores de coordinación entre distintas empresas (incluso varios 3PL). Ejerce de supervisor de procesos especializado, en casos en los que se exigen altos estándares de calidad en el servicio. 
  5. 5PL o Fifth Party Logistics: se trata del operador con más funciones, ya que coordina la cadena logística al completo. Integra a los 3PL y 4PL, y ofrece además soluciones tecnológicas avanzadas, que incluyen sistemas basados en Inteligencia Artificial y Big Data.

Contratar a un operador logístico en el momento oportuno puede ser muy beneficioso para tu empresa. 

La principal ventaja es la reducción de costes en almacenamiento, distribución y transporte. Ten en cuenta que los operadores suelen trabajar a gran escala y establecer sinergias entre ellos, lo cual contribuye a que puedan ofrecer tarifas ventajosas para sus clientes.

Para las empresas, dejar la gestión logística en manos profesionales supone tranquilidad. Un operador eficiente tiene la estructura organizativa necesaria para prestar un servicio de calidad. 

 

¿Necesitas ayuda con la gestión logística de tu empresa?

Sea cual sea la tarea para la cual necesites la colaboración de un operador logístico, tienes que asegurarte de elegir el partner adecuado, que trabaje en línea con tus objetivos empresariales para conseguir la máxima eficiencia.

Si tu empresa está creciendo y necesitas soluciones de gestión logística, cuenta con nosotros. Nuestro equipo de consultores puede asesorarte y ofrecerte soluciones específicas para gestión, automatización, optimización de recursos, reducción de costes, etc. Ponte en contacto con nosotros y cuéntanos qué necesitas.