KPI Logística de almacén

Principales KPI para la logística de almacén

¿Estás de acuerdo con nosotros en la importancia de las métricas para monitorizar tus resultados? Seguro que sí, por eso hoy queremos presentarte los principales KPI o Key Performance Indicators utilizados en logística de almacén.

¿Cuánto se tarda en preparar un pedido desde que llega la orden? ¿Cuál es la tasa de devoluciones? ¿Qué cantidad de pedidos se procesan por hora? ¿Y cuántos sufren retrasos por falta de stock?

Conocer todos esos datos es de gran utilidad para comprobar cuál es la eficiencia real del almacén y determinar qué aspectos necesitan mejoras.

A continuación veremos qué KPI son más interesantes para monitorizar la logística de tu almacén.

 

¿Qué KPI te interesan? Elige según tu actividad

Saber qué es lo que ocurre dentro de tu almacén es básico para poder obtener mejores resultados. Pero no basta con saberlo de forma aproximada: necesitas números.

La única forma de conocer con exactitud la realidad es tener datos objetivos, y por eso necesitas medidores de rendimiento aplicados en distintas áreas.

Ya anteriormente te explicamos qué son los KPI y cómo aplicarlos para analizar la cadena de suministro. Hoy queremos completar esa información.

Es importante que sepas que los KPI no solo se utilizan en logística, sino en todos los sectores y áreas de negocio. Es por eso por lo que existen distintos tipos de KPI, por ejemplo: 

  • KPI para monitorizar los procesos relacionados con las ventas.
  • KPI para medir el impacto de tu empresa en redes sociales.
  • KPI para retail, que miden las variables relacionadas con el comercio minorista.
  • KPI para trackear el rendimiento de los procesos de producción.
  • KPI para controlar las finanzas de la empresa.
  • KPI para medir el rendimiento de las campañas de marketing.
  • Y, por supuesto, hay varios KPI para medir procesos logísticos. 

Cada KPI tiene una función específica y es cada empresa la que debe elegir cuáles le interesa implementar, en función de su actividad y sus objetivos.

Hoy vamos a decirte cuáles son los KPI principales para gestionar tu almacén.

 

Los KPI más importantes para la logística de almacén

Lo principal es saber elegir los KPI que te van a aportar información más valiosa. Hay muchísimos indicadores, y no todos son imprescindibles. Es más, tener KPI que no necesitas puede distraerte de aquellos que sí son esenciales.

¿Cuáles son entonces los más habituales para monitorizar un almacén? En líneas generales podemos dividir los KPI de almacén en estos grandes bloques: 

 

KPI de inventario

¿Cuánto te cuesta mantener el stock que no tiene movimiento? Conocer datos como el coste de inventario, incluyendo variables como la obsolescencia o el riesgo de deterioro, te permitirá tomar mejores decisiones de compra y calcular cuál debe ser la tasa de rotación óptima.

También se pueden monitorizar pérdidas de inventario, comparando el stock que refleja el sistema de organización con el stock real.

O saber el volumen de pedidos pendientes por falta de stock y cuál es la tasa de retorno de productos.

Todos estos datos son fundamentales para gestionar mejor el inventario y poder, por ejemplo, hacer frente con más eficiencia a los picos de demanda.

 

KPI de picking

Si quieres conocer con precisión cómo de eficiente es el proceso de gestión de pedidos de tu almacén, puedes implementar los indicadores que te ofrezcan la relación entre la cantidad de pedidos recibidos y expedidos. 

También se puede medir el tiempo transcurrido desde que se recibe una orden de pedido hasta que se procesa, el número de pedidos que se han completado sin fallos ni retrasos, cuál es la media de artículos por pedido, cuántos pedidos se completan por hora o el coste por línea de picking.

>> ¿Quieres saber la diferencia entre picking y packing

 

KPI de recepción

Para medir la eficiencia en la recepción de mercancías se utiliza un KPI que divide el volumen de stock recibido entre el número de horas trabajadas. 

También puedes conocer con exactitud la cantidad de recepciones de productos dañados y monitorizar la eficiencia de tus proveedores, sabiendo cuáles son los que mejor cumplen los plazos.

Otro KPI interesante es el que calcula el tiempo total que se tarda en procesar la recepción de pedidos, una cifra que será más baja cuando más eficiente sea el almacén.

 

KPI de expedición

¿Cuánto tiempo tarda un pedido desde que se recibe hasta que es expedido hacia su lugar de destino? Hay un KPI que lo mide, así como el número de pedidos expedidos por hora o la cantidad de pedidos que han quedado listos para expedir con antelación a la fecha prevista.

Como decíamos, son muchos los KPI que se pueden implementar. La intención de este resumen es que puedas hacerte una idea de su utilidad y de la importancia de tener datos para planificar, establecer objetivos, detectar errores y optimizar los recursos de los que dispones.

 

¿Qué KPI necesitas para mejorar la monitorización de tu almacén?

Mejorar la estrategia de tu almacén puede ser el impulso que tu empresa necesita, y para eso tienes que tener los datos correctos.

Si no tienes claro cuáles son los KPI que necesitas implementar para mejorar tus resultados, te recomendamos pedir asesoramiento para no cometer errores o perder un tiempo valioso analizando parámetros que no son relevantes.

¿Quieres acelerar el proceso? Consúltanos. Ponte en contacto con nuestro equipo profesional y estudiamos contigo las soluciones que más se ajustan a tu empresa.

KPI Cadena de Suministro

Cómo se analiza la cadena de suministro: qué son los KPI

Tan importante como trazar objetivos empresariales es hacer el seguimiento correcto de los resultados. Porque ¿cómo saber si nos acercamos o nos alejamos de nuestras estimaciones? La única forma de hacerlo es utilizando métricas. Y para eso tenemos los KPI.

Enseguida te explicamos qué son esas siglas, pero lo fundamental es esto: para conocer la situación real de tu empresa (o, hablando del sector logístico, de la cadena de suministro o alguna parte de ella) lo que necesitas son números.

Y para “escuchar” lo que dicen los números es necesario realizar mediciones.

Te explicamos por qué esto es importante y cuáles son las métricas más importantes para tu actividad. 

 

Por qué las métricas son importantes

Tiempo, volumen de operaciones, calidad del servicio… ¿Cómo saber si el rendimiento de tu empresa es hoy mejor que ayer o que el mes pasado?

Para poder optimizar los procesos logísticos, aumentar la productividad y ubicarse en el mercado, es necesario que las empresas conozcan de manera muy precisa cómo está funcionando la cadena de suministro. 

Y para hacerlo solo hay una forma: monitorizar las acciones, tanto las que se realizan internamente como las que implican a proveedores o clientes.

Los indicadores de rendimiento aportan información valiosa sobre lo que está sucediendo en el presente y son la base para tomar las decisiones más adecuadas de cara al futuro.

Analizar las métricas de la cadena de suministro te permite: 

  • Localizar puntos de bajo rendimiento y mejorarlos.
  • Controlar los costes, analizar formas de ahorro y señalar fugas de presupuesto.
  • Detectar problemas en cualquier punto de la cadena.
  • Tomar mejores decisiones empresariales.
  • Analizar en qué fase es necesario realizar inversiones.
  • Hacer seguimiento de proveedores y clientes, y conocer el grado de satisfacción. 
  • Corregir parámetros en cuanto se desvían de las estimaciones. 
  • Registrar datos para tener un histórico de la evolución de la empresa.

Realizar evaluaciones periódicas de la cadena de suministro es fundamental para alcanzar objetivos de forma continua y mantener el nivel de competitividad en un mercado muy exigente.

 

“Lo que no se mide, no se puede mejorar”: qué son los KPI

Los KPI, siglas de Key Performance Indicators, son medidores del rendimiento de las distintas áreas de un negocio. Se podría traducir también como “indicadores de gestión”, “claves de rendimiento” o “medidor de desempeño”. 

Lo importante es que se utilizan para conocer los resultados de las estrategias de negocio que ponemos en marcha y saber con rigurosidad si alcanzamos o no los objetivos, y a qué distancia estamos de lograrlos.

Es decir, ¿nuestra estrategia está funcionando? ¿Vamos por buen camino? 

O, por el contrario: ¿nos estamos desviando y es necesario hacer correcciones?

Los KPI deben ser medibles y cuantificables: tienen que concretarse en cifras, valores o porcentajes.

También hemos de asignarles un marco temporal. ¿Cada cuánto tiempo queremos tener datos? Podremos configurarlos para que midan cada hora, cada día, cada semana, etc.

Existen muchos tipos de KPI, tantos como parámetros que podemos monitorizar, pero no es recomendable seguirlos todos. 

Tener datos excesivos puede restar atención a los que son más relevantes y por eso lo mejor es elegir aquellos KPI que nos van a aportar información de valor según nuestro modelo de negocio.

 

¿Cómo saber qué KPI son interesantes para tu empresa?

Esa parte requiere un estudio en profundidad y, probablemente, asesoramiento profesional, pero te podemos adelantar que una buena referencia para saberlo es esta: los objetivos de la empresa. 

Por tanto, hazte estas dos preguntas:

  1. ¿Cuáles son los objetivos?
  2. ¿Qué datos necesitas conocer para hacer un correcto seguimiento de esos objetivos?

Solo con eso, ya puedes hacerte una idea de cuáles son los KPI importantes. 

Por ejemplo, si un objetivo es reducir el tiempo de permanencia de una mercancía en almacén, de nada te sirve introducir un KPI que mida el rendimiento de tu página web, por mucho que resulte un dato interesante.

En concreto, en el sector logístico, los KPI más utilizados tienen que ver con las principales actividades, tales como abastecimiento, producción, transporte, gestión de almacén, distribución, etc.

 

¿Cuáles son los principales KPI para medir la cadena de suministro?

La cadena de suministro es muy amplia y consta de distintas fases, por lo que hay muchos indicadores que podrían ser relevantes según cada caso. Los que te vamos a comentar son solo algunos ejemplos de tipos de KPI:

De aprovisionamiento: miden los tiempos de entrega, los costes de cada compra, el historial de cada proveedor, etc.

De transporte: miden el coste del transporte, tiempo de las rutas, rendimiento de la flota, etc.

De gestión de almacén: miden los costes del almacén, el espacio, la productividad, la velocidad de procesamiento de pedidos, etc.

De stocks: miden la rotación de inventarios, roturas de stock, etc. 

De marketing y ventas: miden las visitas comerciales, presupuestos enviados, ventas cruzadas, rendimiento de campañas publicitarias, etc.

De servicio al cliente: miden los plazos de entrega, número de devoluciones, incidencias, tiempo de resolución de solicitudes, etc.

Para poder tener el control de todos estos indicadores y hacer el seguimiento correcto, deben estar integrados en el Sistema de Gestión de Almacén (SGA) de la empresa.

 

Mide el rendimiento de tu empresa con los KPI correctos

No hay dos empresas iguales. Aun perteneciendo al mismo sector, cada una tiene su funcionamiento interno, distintos medios y también distintos objetivos. 

Por tanto, en cada caso se deben determinar cuáles son los KPI relevantes para cada modelo de negocio.

Si necesitas asesoramiento en este punto, ponte en contacto con nosotros. Nuestro equipo profesional estará encantado de orientarte.